La policía de BYU y Provo insta a tomar precauciones más estrictas para combatir el crimen comunitario

67

Traducido por Breanna Jones y revisado por Nicole Coello.

Read in English: Provo, BYU police urge stronger precautions fighting community crime

(Título del gráfico: Número de los crímenes en Provo, UT por cada 1000 ciudadanos en el mes de Septiembre de cada año. El eje y: número de personas. El eje x: año.)
La policía de Provo insta a tomar precauciones más estrictas contra el crimen después del aumento de las tasas de criminalidad. (Decker LeFevre)

Los aumentos en las tasas de criminalidad de Provo han obligado a la fuerza policial del orden del condado de Utah a instar a los ciudadanos a tomar precauciones más estrictas.

Una comparación de los delitos de Provo por cada 1000 ciudadanos del 2015 al 2020 muestra un aumento de 7,2 delitos en el mes de Septiembre del 2015 a 16,4 en el mes de Septiembre del 2020. 

La sargento Nisha King del Departamento de Policía de Provo atribuye gran parte del aumento de la delincuencia a la cultura de confianza de Provo. Muchos ciudadanos del condado de Utah dejan las puertas y los automóviles sin llave y sus pertenencias desatendidas, lo que lleva a lo que King llama “delitos de oportunidad” o posibilidades de hurto y robo fáciles.

“No quiero decir que tengamos una comunidad peligrosa, pero sí tenemos una comunidad de confianza, y la gente debe comportarse con más cautela”, dijo la sargento King. “Estudiantes, por favor aseguren sus casas. Es bueno tener confianza, pero no dejamos que los delincuentes se aprovechen de las casas que se dejan sin llave, de las llaves en los automóviles y de las bicicletas sin cadenas”.

(Título del gráfico: El número de robos en BYU y en Provo, UT durante el mes de Septiembre. El eje y: número de robos. El eje x: año.)
La policía de Provo y BYU insta a tomar precauciones más estrictas contra el crimen local. (Decker LeFevre)

Los informes de robo han aumentado, con alguna variación, de 30 incidentes en Septiembre del 2015 a 75 en Septiembre del 2020. La policía de Provo recientemente hizo un arresto cuya conexión fue una serie de robos en un vecindario de Provo donde la gente dejaba sus puertas abiertas. A menudo, las bicicletas son robadas de los estantes de bici y los garages del estacionamiento después de dejarlas desencadenadas. Otros casos destacados incluyen el robo de laptops, palos de golf, tablas de snowboard y esquís.

“Hay que tomar precauciones”, dijo la sargento King. “No se recomienda dejar la propiedad, a menos que haya alguien vigilándola”.

El departamento de policía de Provo ha instigado una “Rutina de 9 pm” en las redes sociales para recordar a los ciudadanos que (1) retiren los objetos de valor de sus automóviles, (2) cierren las puertas de sus coches, (3) cierren la puerta de su garaje, (4) enciendan las luces exteriores, (5) y cierren las puertas y ventanas de las casas.

(Publicación de Instagram del provopolicedepartment. Pie de foto: #Rutinade9pm (1) ¿Están retirados los objetos de valor de los coches? (2) ¿Están aseguradas las puertas de sus coches? (3) ¿Está cerrada la puerta de su garaje? (4) ¿Están encendidas las luces exteriores? (5) ¿Están cerradas las puertas y ventanas de las casas? Letra del post: Véase más en Instagram (enlace exterior). 72 gustas. provopolicedepartment ***RECORDATORIO*** Es el mismo tiempo otra vez, #rutinade9pm. Asegúralo o piérdelo.)

Los casos recientes de agresión sexual también destacan la realidad de la criminalidad de Provo. Algunos ejemplos reveladores de cuán inesperados e impactantes pueden ser estos incidentes son: una chica de secundaria agredida en una cita con un estudiante universitario, una mujer abusada en el apartamento de un amigo y una mujer atacada mientras caminaba sola por la noche.

“Si camina a cualquier lugar de noche, camine en áreas bien iluminadas y muy transitadas o camine con un amigo”, dijo el teniente de policía de BYU, Rich Christianson. Christianson instó a los estudiantes a usar la aplicación “BYU SafeWalk” cuando estén solos y a llamar a la policía si ven algo sospechoso.

Mientras que el crimen de Provo está aumentando, los delitos de BYU han disminuido. Aparte de “uno o dos delincuentes”, Christianson dijo que los números son bajos este año, especialmente porque hay menos estudiantes en el campus debido al COVID-19.

Sin embargo, Christianson alienta la cautela entre los estudiantes. Más allá de cerrar con llave los dormitorios y no dejar artículos personales desatendidos, el teniente Christianson pidió a los estudiantes que “estén atentos a su entorno en todo momento”.

“Si ve algo fuera de lugar, diga algo”, dijo Christianson. “Necesitamos todos los ojos y oídos que podamos reunir para ayudarnos a reducir el crimen”.

Si bien se desaconseja culpar a las víctimas, hay muchas formas en que los estudiantes y los ciudadanos pueden aumentar las precauciones y ayudar a evitar que ellos y los demás sufran daños.

“Los estudiantes deben comprender que la ciudad de Provo tiene un problema de delincuencia, como en cualquier parte del país”, dijo Christianson. “Estás a cargo de tu seguridad personal. Mantente alerta y a salvo”.

Print Friendly, PDF & Email