El Centro de Salud Estudiantil de BYU llena sus espacios diarios de pruebas para COVID-19

56

Traducido por Brett Snow y revisado por Fernanda Chacón

Read in English: BYU Student Health Center maxing out daily COVID testing slots

Unos estudiantes hacen fila de pie y de carro el 17 de septiembre para hacer la prueba de COVID-19 en el Centro de Salud Estudiantil de BYU. (Preston Crawley)

El Centro de Salud Estudiantil de BYU ha ofrecido pruebas de COVID-19 desde la primavera, pero al empezar las clases del semestre de otoño, la exigencia para más pruebas y la cantidad de casos positivos han aumentado bastante.

“Estamos llenando la capacidad completamente todos los días”, dijo Keith Willmore, el director médico del centro de salud. En el verano se ofrecieron 100 a 120 pruebas por semana, pero ahora durante el semestre de otoño, el personal ofrece más de 1,000 a 1,100 pruebas cada semana. 

El centro de salud tiene un poco más de 200 espacios para prueba de lunes a viernes y 90 los sábados por la mañana. Willmore dijo que es más probable que alguien saque una prueba del mismo día si llama temprano en la mañana.

Si una persona llama para sacar una cita después de que se hayan llenado todos los espacios del día, hay dos opciones para hacer la prueba: seleccionar un espacio disponible en otro día o ir a otro centro de pruebas

Sin embargo, el centro de salud estudiantil quizá sea la única opción realista para estudiantes sin auto o bicicleta. Los lugares más cercanos para hacerse la prueba de COVID-19, además del centro de salud estudiantil de BYU, son el Blue Rock Medical Center and Urgent Care y un sitio de TestUtah en el Provo Towne Mall, que están a 35 y 54 minutos a pie, respectivamente, de Helaman Halls, uno de los dormitorios situados en campus. 

La tasa de pruebas positivas ha aumentado también con la reapertura del campus; específicamente de 10% a 20-25%. Pero Willmore enfatiza que esa tasa solo aplica a aquellos que se someten a la prueba, la mayoría de los cuales tienen más probabilidades de tenerla debido a la exposición, y no a la comunidad general del campus. 

“Es difícil saber si esa tasa está bien o no. No hemos enfrentado este problema antes y es por eso que hay una duda, aun en el nivel nacional, sobre cómo debemos responder”, explicó WIllmore. “Lo importante es que estamos vigilando la situación atentamente”.

Son predecibles los casos positivos

Según Willmore, el centro de salud ve un patrón claro en quién da positivo por COVID-19.

“En la mayoría de los casos positivos que vemos, notamos que la persona contagiada tiene un compañero de cuarto que ya está enfermo y luego se enferman ellos”, Willmore dice. “Es poco común para mí ver a alguien que ha desarrollado síntomas y no tiene ninguna exposición conocida y luego obtiene un resultado positivo. Ocurre a veces, pero no mucho”.

Resultados del mismo día comienzan esta semana

Actualmente, los estudiantes recibirán el resultado de prueba después de 24 a 48 horas, y más rápido si el resultado es positivo, según Willmore. Esto incluye pruebas administradas el viernes o sábado. 

Sin embargo, a partir de la tarde del viernes 18 de septiembre, el centro ofrecerá una nueva prueba con resultados del mismo día. Esto es a causa de su nueva capacidad de examinar las muestras de prueba en su propio laboratorio en vez de mandarlas a un laboratorio en Phoenix.

Willmore dijo que el centro de salud ha estado luchando para recibir las pruebas por varios meses y será uno de los único lugares en el estado para hacerlo. “Estamos muy emocionados”.

Una prueba menos dolorosa

La nueva prueba sigue siendo una prueba usando un hisopo nasal, pero Willmore dijo que ahora el estudiante no tendrá que prepararse para la infamosa prueba dolorosa que han escuchado. Para reemplazar esa prueba, el centro de salud ha estado administrando una prueba menos dolorosa que solo hace contacto con la primera cavidad nasal, no la parte más profunda. Willmore dice que estudiantes que se han probado más temprano en el año y que han vuelto a probarse dicen también que la nueva versión es mejor.

“Es más como un cosquilleo. No duele”, dice Willmore. “Es más tolerable”. 

El costo de la prueba

La prueba es gratuita para estudiantes en casi cualquier situación. Si BYU requiere que alguien se pruebe como parte de una investigación asintótica, la universidad pagará por ella. Si alguien se ha expuesto al virus o tiene síntomas, su seguro pagará para la prueba sin copago. Solamente aquellos estudiantes que no tengan seguro tendrían que pagar por una prueba. 

Los estudiantes que sacan una cita para la prueba de COVID-19 deben proveer evidencia de seguro, que incluye una foto de su tarjeta de seguro, la cual deberían enviar por correo electrónico al centro de salud después de la cita. 

A los que hacen la prueba se otorga un documento que puedan presentar a su empleador si se les pide evidencia de su necesidad de ponerse en cuarentena.

Print Friendly, PDF & Email