Santos de los Últimos Días de color llevan el movimiento de Black Lives Matter a la esfera religiosa

59

Read in English: Black Latter-day Saints bringing Black Lives Matter movement into the religious sphere

Traducido por Nastacha Alvarado y revisado por Maria Fernanda Chacón

Manifestantes se reúnen frente el templo de Provo de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días durante una manifestación el 13 de junio. (Addie Blacker)

El activismo de Melodie Jackson siempre ha sido arraigado de acuerdo a su fe en el evangelio de Jesucristo y un deseo de hacer su parte en la iglesia.

“Si estudias la liberación de gente negra en América, encontrarás que mucho está arraigado en Cristo, arraigado en el cristianismo”, dice ella. “Mi activismo está enraizado en mi Salvador — un hombre de color que fue linchado con sus manos arriba”.

Jackson se crió en Mississippi pero se mudó a Utah a los 18 años para estudiar en BYU. Ella llamó su tiempo en BYU “la iniciación de darme cuenta que yo era una persona negra en el mundo SUD”, aunque ha sido miembro desde pequeña.

Su próxima realización acerca de raza y la Iglesia fue cuando sirvió una misión en Río de Janeiro. Fue ahí que ella vio a varios líderes del sacerdocio de color, algo que ella nunca habia visto en su casa. Ella dice que el darse cuenta que hombres de color también pueden ser líderes del sacerdocio, junto con aprender acerca de la historia de la Iglesia acerca del racismo, despertó su activismo.

Trabajando para crear cambio

Jackson, que empezará su Ph.D este otoño con enfoque en la experiencia de Afro-Brasileños en la iglesia, recientemente creó una página de Facebook titulada “Black Lives Matter to Christ” (Las Vidas Negras le Importan a Cristo).

Melodie Jackson conduce una charla fogonera en la página de Black Lives Matter to Christ el 19 de junio. (Captura de pantalla)

“Cuando decimos ‘Black Lives Matter’, significa que todas las vidas de color tienen valor, sin importar en qué lugar esten. Y porque hay personas de color en la iglesia, eso significa que las vidas de color importan dentro de la iglesia”, ella dice.

Uno de los primeros pasos en lograr eso es considerando la historia de la iglesia con el racismo, según Jackson. Ella dice que para hacer esto, los miembros tienen que permitirse ver a los líderes de la iglesia como individuos falibles cuyas decisiones no siempre estaban alineadas con la voluntad de Dios.

“Tenemos que permitirnos esa complejidad y espacio de saber que esos líderes eran humanos”, dice Jackson.

Ella también espera que los miembros blancos empiecen a buscar maneras para incluir a sus hermanos y hermanas de color y ayudar en lograr cambio en lugar de esperar que los miembros negros les digan lo que deben hacer.

“Estamos tan cansados de tener esta conversación y tener que crear estos espacios porque no hay lugares seguros dentro de los barrios, en nuestras Sociedades de Socorro y en nuestras reuniones sacramentales”, dice Jackson.

Naviriene Amoa-Ohenakwah, un miembro negro viviendo en Orem, Utah, está de acuerdo. Ella anima a miembros blancos a mirar hacia adentro y ver cómo pueden mejorar, erradicar el racismo dentro de ellos mismos y que puedan seguir sirviendo a sus prójimos negros después de que todo se tranquilize. 

“No traigas galletas o comida a mi casa si no estás corrigiendo estas cosas mientras están pasando”, dijo en la charla de Juneteenth.

Taran Trinnaman es miembro de la Iglesia actualmente viviendo en Florida. Jackson lo acreditó al ayudarle a crear el nombre de la página de Facebook Black Lives Matter to Christ. “Es un hashtag ahora mismo y una página de Facebook, pero yo espero que crezca más”, Trinnaman dijo durante la charla fogonera.

Él dice que aunque el evangelio es puro y no se puede corromper, hay aspectos culturales, como “las cosas que se enseñan que no son parte del evangelio, la manera en que se comportan los miembros”, que son negativos y necesitan cambiar.

La bailarina y defensora de la salud femenina, Cheryl Neufville-Etiang, cree que es importante el no tratar de separar el movimiento de Black Lives Matter de la religión. “Las personas negras no viven así — Black Lives Matter está en todas partes para nosotros”, ella comenta. “Nuestras mentes y nuestros cuerpos son importantes en todo lugar”.

Luchando con el pasado

Neufville-Etiange originalmente se involucró con el movimiento en el 2016 y ahora usa su voz para hablar sobre problemas concernientes a miembros negros en la Iglesia. Mientras empiezan las conversaciones de raza en lugares religiosos, ella espera ver cambio — desde cosas básicas, como aceptando estilos de cabello de personas de color como dignos y apropiados para misioneros, a medidas más grandes, como otros miembros y líderes de la iglesia reconociendo enseñanzas racistas y sus orígenes, como la prohibicion del sacerdocio a personas negras.

“Desafortunadamente, retractando y diciendo “oh, es broma” no es suficiente porque hemos aprendido esto y lo hemos pasado a nuestros hijos”, ella dice.

Para Caleb Joubert, esas enseñanzas son cosas con las que él todavía tiene que lidiar.

“Cada miembro de la iglesia de color llega a un cruce donde se enfrentan con esto”, Joubert dijo durante la charla. “Ellos tienen que decidir si quieren dejar la Iglesia o si quieren aferrarse” a su testimonio de las cosas verdaderas.

Jairo Carvalho, un hombre negro de Brasil criado en el Reino Unido, dice que muchas personas en la Iglesia crecen aprendiendo que la Iglesia se escapó de las repercusiones de la esclavitud y otros sistemas y políticas racistas. Él dice que ha tenido varias conversaciones con otros miembros que realizan “acrobacia mental” para justificar o explicar el racismo histórico o bíblico dentro de la Iglesia.

“Pero eso no es verdad”, Carvalho dijo en la charla fogonera. “Muchas veces yo he estado en la iglesia y me han enseñado doctrinas falsas acerca de piel oscura y gente de descendencia Africana. Porque en algún momento esas doctrinas falsas eran la posición oficial de la Iglesia acerca de esos temas. No hay razón; no hay justificación para el racismo”.

Joubert y Neufville-Etiange esperan ver cambio. “Esta vez se siente diferente”, dice Neufville-Etiange.

Uno de esos cambios puede ser la representacion de más personas de color en el arte religioso. Graduada de BYU y artista, Melissa Kamba se ha hecho una meta personal de elevar y empoderar a personas por medio de su arte y normalizando la representación igualitaria — algo que ella nunca vio creciendo en la Iglesia.

“Es difícil sentir que perteneces en un lugar que no te representa en su historia. Se dice con palabras pero no imágenes”, ella dijo durante la charla.

“Por ser una religión mundial, tenemos que ser mejores al tener imágenes que se parecen a todos en nuestras paredes”.

Ella recuerda que en su niñez le decían cosas como que cuando se fuera al cielo, ella sería blanca. “Yo creía y pensaba que eso estaba bien y lo internalicé porque todas las imágenes a mi alrededor eran de personajes eurocéntricos — entonces obviamente si Dios es europeo, la gente en la tierra que se parece a él debe estar más cerca a Dios”, ella dijo.

Ella esta rompiendo estereotipos al crear obras de arte representando a gente de color en narraciones religiosas, como por ejemplo su pintura “Eva” que representa a Eva como una mujer negra.

Una cosa que ella dice que las personas pueden hacer es reconocer que las representaciones populares de Cristo y Dios son interpretaciones de los mismos artistas y no representaciones factuales. Ella también anima a individuos a contribuir en hacer que las imágenes diversas sean lo habitual al usar diferentes imágenes en lecciones de la Iglesia o en sus hogares.

“Yo tuve que desaprender muchas de las cosas que me fueron enseñadas y no quisiera que la próxima generación de niños tenga que desaprender la doctrina falsa y prejuicio contra Africanos y gente de color”, dijo Kamba.

Print Friendly, PDF & Email