Davide Gardini, jugador de voleibol de BYU de nacionalidad Italiana, lucha con las secuelas de COVID-19

70

Traducido por Frankie Christianson y revisado por Camila Costa.

Read in English: BYU volleyball’s Italy native Davide Gardini grapples with COVID-19 aftermath

Davide Gardini, nativo italiano, se encuentra en la cancha de Smith Fieldhouse, la misma cancha que él y sus compañeros de equipo registraron un récord perfecto de 9-0 en casa. (Anna Brower)

COVID-19 ha afectado a todos los estudiantes de BYU de alguna manera a medida que las clases han pasado a ser en línea y se ha animado a los estudiantes a regresar a sus hogares permanentes. Davide Gardini, del equipo de voleibol de BYU, ha tenido que lidiar con el estrés y el dolor extra en las últimas dos semanas mientras ha visto cómo su país natal, Italia, se encerraba y la temporada de voleibol de BYU llega a un final abrupto.

El estudiante de segundo año ha visto desde más de 5000 millas de distancia como su familia y amigos han sido confinados a sus hogares durante la cuarentena nacional. Aunque podría irse a casa, sabe que no sería la mejor idea. Dijo que la situación actual en Italia es mucho peor de lo que la gente puede imaginar basado en lo que han visto en las redes sociales.

“Es difícil para mí estar aquí, sabiendo que no puedo ayudarlos si necesitan ayuda”, dijo Gardini. “No hay mucho que pueda hacer desde aquí, así que sólo trato de ser comprensivo. Los llamo un poco más por teléfono y hablo de mi día aquí porque tenemos suerte de que todavía podamos dar la vuelta”.

Las preocupaciones por la salud y la seguridad de su familia fueron empujadas a la vanguardia después de que la temporada de voleibol se interrumpió. Al mismo tiempo que Italia fue encerrada, los Cougars acababan de ser clasificados en el No. 1 y estaban listos para continuar su temporada y trabajar hacia el torneo de la NCAA. El voleibol mantuvo a Gardini lo suficientemente ocupado como para que la situación en su ciudad natal no le afectara mucho.

“Yo estaba como, ‘Están en una mala situación, pero no estoy demasiado preocupado, va a mejorar’. Pero luego la temporada se cerró aquí”, dijo Gardini. “Se puso un poco peor para mí. No ser capaz de hacer nada y luego tener que lidiar con eso es aún peor”.

El final repentino de la temporada fue una gran decepción para todo el equipo. Sabían que algo iba a pasar, e incluso bromeaban sobre el final de la temporada, pero la cancelación real de los juegos y torneos restantes fue inesperada y dolorosa.

“Fue malo,” dijo Gardini. “Fue desgarrador para todos nosotros. Además de lo que ya estaba sintiendo debido a mis padres y a mi familia, eso sucedió, y eso empeoró todo”.

Esta temporada fue especial para Gardini y el resto del equipo debido a la cultura del equipo que trabajaron para crear.

“Todo el mundo quería ganar, desde el entrenador en jefe hasta el último tipo que estaba en camiseta roja”, dijo Gardini. “Todos estábamos involucrados, y eso fue algo increíble. Al estar en la cancha, siempre escuchaba a los chicos del banquillo apoyándonos, y eso fue increíble. Cuando tienes a tus compañeros de equipo apoyándote así, eso hace una gran diferencia”.

Los Cougars tuvieron el segundo mejor comienzo en la historia de BYU con un récord de 17-0 hasta su último partido contra Hawái, que perdieron en cinco sets. BYU tuvo un porcentaje de bateo de .361, el segundo más alto del país, y promedió 12,97 muertes por set. Lideraron el país en bloques por set, con 2.95, y 13 de las 17 victorias de BYU fueron contra los 15 mejores equipos.

Gardini está usando la exitosa temporada de los Cougars para mantenerse motivado y mantenerse positivo mientras toma el resto del semestre un día a la vez, sin saber cuándo podrá regresar a casa.

“Una cosa que me mantiene motivado es la temporada que tuvimos”, dijo Gardini. “Eso fue algo increíble para nosotros, así que sabemos que podemos hacerlo de nuevo el próximo año. Está muy lejos de ahora, pero es algo en lo que sigo pensando, como, ‘Oye, vamos a volver el año que viene y trabajar aún más duro. Y vamos a hacerlo de nuevo. Así que eso es una cosa que me mantiene positivo en este momento”.

Print Friendly, PDF & Email