Funcionarios de la cuidad se preocupan por las fiestas mientras el número de casos del COVID-19 aumenta

56

Traducido por Cas Kersten y revisado por Octavio Contreras

Read in English: City officials concerned by parties held amid rising COVID-19 cases

Los fiesteros bailan en una fiesta organizada el viernes 4 de septiembre por la compañía Young/Dumb de Provo. (Preston Crawley)

Los funcionarios de la ciudad de Provo han expresado su preocupación por las fiestas de baile que han acontecido en Provo, ya que son dentro de edificios y los fiesteros no han llevado mascarillas. Sin embargo, oficiales no han citado a los organizadores de los bailes por haber violado el mandato de llevar una mascarilla. 

La ordenanza municipal de Provo de llevar un cubrebocas requiere que los organizadores de reuniones públicas en interiores de más de 50 personas publiquen en la entrada unos avisos claros sobre el requisito de llevar una mascarilla y que los participantes usen mascarillas. 

La ordenanza también advierte que los organizadores de las reuniones públicas que violen el mandato de llevar una mascarilla podrían recibir una multa de hasta $500, mientras la multa máxima para los individuos que violen la ordenanza es de $55. Según Nicole Martin, que tiene el título de Oficial de Información Pública, no se han citado violadores a partir del 16 de septiembre. 

Martin comentó que los oficiales de la ciudad responderán a las futuras situaciones en las que aquellos que asistan a una reunión no siguen el mandato de llevar una máscara “cada vez que se nos presenta la información,” y que tratarán “a cada una de ellas según los hechos de la circunstancia específica”.

Un folleto para una fiesta por la organización Young/Dumb del 4 de septiembre decía que los asistentes necesitaban una mascarilla para entrar a la fiesta. Sin embargo, varias fotos muestran que el uso de las máscaras no se aplicó dentro del edificio donde la fiesta aconteció.   

El jefe de la policía de Provo, Rich Ferguson, dijo que su departamento recibió una queja de ruido sobre la fiesta de baile pero que no recibieron informes de que los fiesteros habían violado el mandato de llevar una mascarilla. Sin embargo, un video publicado por el cofundador de Young/Dumb, Kwaku El, en su historia de Instagram la noche de la fiesta, muestra a El y a otros asistiendo a la fiesta hablando con los oficiales, todos sin mascarillas.

Los oficiales descubrieron al llegar a la fiesta que había demasiada gente dentro del edificio. Llamaron al jefe de bomberos de la ciudad, quien terminó la fiesta debido a la violación del código de fuego.

Ferguson dijo que en las situaciones cuando es requisito hacer que la gente cumpla con el mandato de llevar una mascarilla, el departamento de policía se centra en educar a las personas y sólo depender de la multa como último recurso. Sin embargo, dijo que el departamento no ha recibido muchas llamadas denunciando a personas que no estaban siguiendo el mandato de llevar una mascarilla.

El Daily Universe se acercó a la alcaldesa Michelle Kaufusi para escuchar su opinión sobre la situación, pero no estuvo disponible para hacer comentarios.

George Handley, miembro del ayuntamiento de la ciudad de Provo, dijo que estaba decepcionado con los organizadores de la fiesta de Young/Dumb. También está preocupado por cómo las reuniones donde la gente no lleva mascarilla dentro de un edificio podrían aumentar el número de casos del COVID-19 en Provo.

“Cada vez que tanta gente está en un espacio encerrado sin usar el protocolo adecuado, estas personas ponen en riesgo a toda la comunidad. Y es muy estrecho pensar lo contrario”, dijo.

Handley dijo que también estaba preocupado de que el evento y sus secuelas pudieran dar a otros la impresión de que no enfrentarán ninguna consecuencia por violar el mandato de llevar una máscara. 

Lynn Schofield, el jefe de bomberos de la ciudad de Provo, dijo que aunque no quiere impedir que la gente se divierta y que tampoco es la jurisdicción de su departamento hacer que la gente cumpla con el mandato de llevar una mascarilla, estaba preocupado como miembro de la comunidad que la gente no se tomara el mandato de llevar una mascarilla más en serio.

“La gente con la que te encuentras en las estaciones de tren, en los supermercados, que están caminando por los pasillos–algunas de esas personas son individuos de alto riesgo”, explicó Schofield. “Llevo una mascarilla para cuidar a la gente al rededor de mí”.

La organización Young/Dumb había promocionado sus fiestas en las redes sociales como una forma de apoyar a la economía que se sofocó debido al COVID-19, y en especial ayudar a los propietarios de empresas pequeñas.  

Handley dijo que el propósito de la ordenanza de llevar una mascarilla era permitir que la vida avanzara con seguridad. Pero si Provo experimenta un brote grave del COVID-19, las cosas cambiarán para peor, dijo. “Si quieres tratar de ayudar a la economía y crees que vas a ayudarla mientras ignoras las pautas de salud, te estás engañando”.

Print Friendly, PDF & Email