Cómo el COVID-19 podría afectar el futuro de la educación pública

150

Traducido por Cas Kersten y revisado por Octavio Contreras

Read in English: How COVID-19 could affect the future of public education

Por la primera vez desde el año 2000, el número de inscripciones en la educación pública de Utah ha disminuido este año. Sin embargo, los profesores de la Escuela de Educación McKay de BYU siguen confiando en que el estado de la educación pública eventualmente volverá a la normalidad. (S. Hermann / Pixabay)

Según datos publicados por la Junta de Educación del Estado de Utah (Utah State Board of Education) a principios de este mes, el número de inscripciones en la educación pública de Utah ha disminuido este año por primera vez desde el año 2000.

Los hallazgos adicionales de la junta indicaron una disminución de 20% en las inscripciones en el distrito escolar de Provo, y un aumento de hasta 67% en las inscripciones en varias escuelas charter en línea en medio de la pandemia del COVID-19. Los datos también indicaron un aumento de 80% en un solo año en la matrícula escolar en línea en todo el estado. En total, el recuento de la junta indica una matrícula total de 665,306 estudiantes en todo el estado, un 0.23% menos que el año anterior.

A pesar del cambio actual de los métodos de aprendizaje tradicionales, los miembros de la facultad de la Escuela de Educación McKay de BYU siguen confiando en que el estado de la educación pública eventualmente volverá a la normalidad e incluso puede salir de la pandemia mejor que antes.  

“No creo que la versión física de la escuela termine pronto”, dijo Melissa Newberry, profesora de educación de maestros en BYU. “En todo caso, tal vez veamos un aumento en la inscripción una vez que termine la pandemia. La inscripción ha bajado debido a las preocupaciones de los padres, pero dada la posibilidad de elegir y la garantía de que todo está seguro, a muchos estudiantes les gustaría volver a las clases presenciales”.

Ryan Nixon, compañero profesor de la educación de maestros en BYU, cree que la mayoría de los maestros están igual de ansiosos por regresar a un ambiente de clase tradicional en persona cuando sea seguro hacerlo. Cuando llegue ese momento, Nixon cree que los maestros estarán mejor preparados para ayudar a sus estudiantes a aprender a través de una variedad de ayudas tecnológicas.

Sin embargo, Nixon también espera que los estudiantes y los maestros puedan apreciar aún más el valor de las interacciones en persona y las experiencias de aprendizaje en el futuro.

“Los maestros con los que hablo están descubriendo que esta pandemia ha destacado la importancia de la interacción normal, anticuada y cara a cara”, dijo Nixon. “Creo, y espero, que aprendamos mejor lo que se puede hacer con la tecnología y al mismo tiempo aprendamos a valorar lo que no se puede hacer con la tecnología”.

Richard Osguthorpe, otro profesor de la educación de maestros de BYU, también cree que la pandemia ha destacado el valor de los maestros y del sistema de educación pública en general. Si bien las computadoras y otros avances tecnológicos pueden ayudar en el proceso del aprendizaje, Osguthorpe cree que “nada es más importante en la educación que el maestro”.

Osguthorpe también se refirió a las diversas funciones sociales que la educación pública puede cumplir, además del aprendizaje académico que espera que las personas aprecien mejor en el futuro.

“(Las escuelas) también brindan un lugar para el aprendizaje socioemocional, la educación física, la apreciación del arte, el entrenamiento atlético, el desarrollo del carácter, etcétera, además de cumplir funciones importantes de cuidado y economía”, dijo Osguthorpe.

En respuesta a la pandemia, durante el verano los legisladores de Utah recortaron el gasto en educación, lo que llevó a más padres a buscar opciones de aprendizaje alternativas, como las micro-escuelas y “learning pods” (pequeños grupos de estudiantes que se juntan para aprender), entre otros. Sin embargo, Newberry señaló que las opciones de aprendizaje alternativas se han mantenido firmes en Utah durante varios años. Ella cree que parece que varias personas desconfían en la educación pública, y más con el enfoque aumentado del gobierno federal en las pruebas estandarizadas durante los últimos 20 años.

Newberry señaló que algunas familias no tienen los medios para explorar opciones alternativas de educación, pero espera que algunas de las que sí los tienen mantengan a sus hijos involucrados en tales métodos de aprendizaje después de diversificarse durante la pandemia.

“Creo que probablemente habrá un aumento en las opciones en línea para los estudiantes que sobresalieron en la versión en línea y que quieren terminar la escuela más rápido”, dijo Newberry. “Las opciones en línea ya habían avanzado, pero no es el mejor ambiente de aprendizaje para todos los estudiantes”.

Los pensamientos de Nixon hicieron eco a los de Newberry, y él agregó que para muchos estudiantes, la escuela es uno de los pocos lugares donde habitualmente están rodeados por personas notablemente diferentes a ellos. Nixon siente que un salón de clases es un lugar único donde los estudiantes pueden aprender una variedad de habilidades sociales, incluso la forma de estar en desacuerdo respetuosamente y llevarse bien con los demás, y espera que las familias se den cuenta de eso en el futuro.

“Sacar a algunos niños de estas escuelas del vecindario para estar en estos grupos, las micro-escuelas, etcétera, puede ayudarlos a tener mejores resultados académicos, pero creo que están perdiendo oportunidades de aprender lecciones importantes de la vida”, dijo Nixon. “Puedo entender como eso es una decisión difícil durante la pandemia, pero espero que muchos de los que han optado por no participar regresen a las escuelas públicas”.

Al mirar hacia adelante, Newberry espera que tanto los estudiantes como los padres aprecien más todo el trabajo que los maestros hacen para planificar las lecciones y crear un ambiente de aprendizaje. Especialmente entre los padres que han tratado de ayudar a sus hijos con el trabajo escolar en línea, Newberry siente que la pandemia ha dado a la gente una mejor idea de lo que los maestros experimentan a diario.

Aunque ha sido una lucha para muchos de los estudiantes y aspirantes a maestros de Newberry adaptarse a los métodos de enseñanza virtual, ella siente que ahora podrán manejar mejor una variedad de cambios inesperados en el futuro. Ella espera que las familias puedan ver cuán comprometidos están los maestros para ayudar a sus estudiantes a obtener una educación.

Nixon también se refirió a la importancia de valorar a los maestros en el futuro, especialmente porque muchos han renunciado o retrasado su entrada a la profesión debido a las preocupaciones relacionados con el COVID-19. Él mencionó que ya ha habido una escasez constante de maestros en los últimos años, y que la aparente falta de la preocupación por la salud de los maestros por parte de los administradores escolares en algunos casos ha enviado un mensaje negativo.

“Si no cuidamos a nuestros maestros, ellos no pueden cuidar de nuestros hijos”, dijo Nixon.

Print Friendly, PDF & Email