Cancelación de temporadas deportivas aumenta problemas de salud mental para estudiantes-atletas

Traducido por Cas Kersten y revisado por Oscar Contreras

Read in English: Season cancelations bring mental health concerns for student-athletes

Los estudiantes-atletas de BYU han experimentado un poco de todo durante los últimos meses. 

En marzo, cuando las universidades en todo el país comenzaron a aceptar la realidad de la pandemia de COVID-19, se cancelaron las temporadas de invierno y primavera para los deportes extramuros, de clubes y aquellos sancionados por la NCAA de BYU. Poco tiempo después, se recomendó a los estudiantes-atletas que regresaran a casa durante el verano, donde lidiaban con una creciente sensación de incertidumbre.

Luego, el 12 de agosto, la Conferencia de la Costa Oeste anunció que pospondría indefinidamente todos los torneos de otoño de la conferencia. Esa decisión afecta a todos los deportes de otoño sancionados por la NCAA de BYU, aparte del fútbol americano. 

A medida que los atletas continúan navegando los cambios inesperados y la incertidumbre, la salud mental de los estudiantes atletas de BYU se está convirtiendo en una preocupación cada vez mayor para quienes trabajan con ellos. 

“Muchos de los factores predecibles y controlables que solíamos disfrutar ya no existen”, comentó Natalie Kirtley, psicóloga que trabaja con el Departamento Atlético de BYU. “Eso generalmente causa la ansiedad. No es algo cómodo cuando tenemos que tratar lo desconocido. Los estudiantes-atletas actualmente tienen muchos aspectos de sus vidas relacionados con sus respectivos deportes que ahora son desconocidos, lo cual aumenta la ansiedad”. 

“La ansiedad y la depresión son como mejores amigas”, agregó Kirtley. “Entonces, los atletas también pueden comenzar a sentirse deprimidos. Cuando sucede algo que está tan fuera de nuestra zona de confort, las personas experimentan diversos grados de cómo responder al trauma”. 

La pandemia del COVID-19 causa que la mayoría de los equipos deportivos de BYU no participarán esta temporada deportiva. (Nate Edwards/BYU Photo)

Según una encuesta de la NCAA publicada a principios de este verano, de los 37,000 atletas que participaron, más de la mitad de ellos reportaron que han experimentado altas tasas de angustia mental desde el inicio de la pandemia. Más de la tercia parte de los participantes reportó que ha tenido dificultades en dormir, mientras más de una cuarta parte reportó que ha sentido tristeza y una sensación de pérdida. Uno de cada 12 participantes tenía dificultades para funcionar debido a la depresión. 

Según la encuesta, en general la tasa de problemas de salud mental experimentados por los estudiantes-atletas de la NCAA fue entre 150% y 250% más alto de lo que se ha visto históricamente. Los estudiantes de último año de la universidad se vieron especialmente afectados, ya que reportaron una sensación de pérdida “constante” o “casi diaria” a una tasa 1.5 veces mayor que la de los estudiantes de primer año. 

Según Kirtley, el sentido de identidad de los estudiantes-atletas es otro problema de salud mental que ha sido afectado desde el inicio de la pandemia. Muchos de los estudiantes del último año han tenido que decidir si regresarán, ya que la NCAA les otorgó un año adicional de elegibilidad. Ellos han sido especialmente afectados por la reciente arremetida de cambios. La cancelación reciente de la temporada deportiva ha hecho que muchos atletas revalúen sus vidas y descubran qué tipo de objetivos quieren tener ahora. 

“Cuando se eliminan las temporadas deportivas y la participación deportiva, el sentido de identidad de los atletas cambia drásticamente”, explicó Kirtley. “Una gran parte de su identidad proviene de ser atleta. Entonces, eso puede ponerlos en un lugar en que contemplan qué exactamente quieren lograr a continuación, cuál será su próximo paso en la vida”. 

Es probable que el equipo de fútbol americano de BYU será el único equipo de la universidad que participará en esta temporada deportiva. (Nate Edwards/BYU Photo)

Según Kirtley, quien trabaja con frecuencia con los atletas que pronto se jubilarán, las circunstancias actuales pueden brindarles a los estudiantes-atletas de BYU la oportunidad de adaptarse y al mismo tiempo mantener un fuerte sentido de identidad. 

“Al jubilarse, la identidad es algo que tienen que navegar de todos modos”, dijo Kirtley. “Como les digo a los atletas, ‘Una vez atleta, siempre atleta’. No es que esa parte de la identidad deje de existir. Pero, a veces, es posible que alguien tenga que hacer una transición dentro de esa identidad. La mayor parte del tiempo se trata de preguntarse: ‘¿cómo se manifiesta esta identidad en mi entorno actual?'”

Según Kirtley, cuando se trata de hacer frente a los cambios y la incertidumbre recientes, la resiliencia es clave. Desde una edad temprana, muchos de los atletas han podido aprender la importancia de la resiliencia a través de las innumerables experiencias que han tenido al superar la adversidad. Las lesiones deportivas, el rendimiento mediocre y las pérdidas son situaciones que los atletas universitarios han enfrentado a lo largo de sus vidas. 

Kirtley también señaló que con frecuencia los atletas se encuentran en situaciones de alta presión con solo dos resultados posibles: ganar o perder. Según Kirtley, los tiempos y los números de los atletas también son evaluados constantemente, lo que les exige que se vuelvan resistentes y se enfoquen en metas. 

“Creo que los estudiantes-atletas sí sienten que tienen cierta capacidad de resiliencia”, dijo Kirtley. “Incluso cuando no sea así, a veces la acción más resistente que alguien podría hacer es decir: ‘Creo que necesito ayuda con esto’. Afortunadamente, el departamento de atletismo y la universidad han proporcionado excelentes recursos para que los atletas obtengan esa ayuda y aprendan cómo aumentar su capacidad de resiliencia”.

Print Friendly, PDF & Email

Top Sports Stories

Three things to know about BYU Football’s first matchup against Troy

The BYU Cougars and Troy Trojans meet on the gridiron for the first time in program history on Saturday, Sept. 26.

BYU Women’s Soccer prepares as NCAA works toward spring season

The NCAA approved a proposal to move the 2020 fall championships to the spring of 2021, giving hope to BYU Women's Soccer and a goal to work toward.

BYU quarterback Zach Wilson reveals he had COVID-19 over the summer

BYU Football held a press conference Monday where starting quarterback Zach Wilson revealed he contracted COVID-19 over the summer.

Fall foliage forecast shows Utah County leaves may peak early

Those hoping to catch the peak of the changing fall colors in Utah County this year may have to get out a little bit earlier than usual.
- Advertisement -
Print Friendly, PDF & Email