Empezando la universidad durante una pandemia: Cómo la experiencia durante el primer año será diferente

510

Traducido por Breanna Jones y revisado por Fernanda Chacón

Read in English: Starting college during a pandemic: How the first-year experience will be different

Un grupo camina por el campus de BYU. Para los estudiantes en su primer año de escuela este año, muchos aspectos de la experiencia del primer año serán diferentes, incluyendo el aprender cómo navegar el campus de BYU mediante recorridos virtuales en vez de recorridos presenciales. (Hannah Miner)

La experiencia de primer año para los nuevos estudiantes universitarios a menudo incluye orientarse en el campus, animar a la sección de estudiantes en eventos deportivos y conocer nuevos amigos en reuniones sociales.

Gran parte de la clase de primer año entrante de BYU experimentó un giro inesperado al final de sus carreras de secundaria, lo cual resultó en graduaciones virtuales. Esa tendencia de eventos únicos en la vida continuará cuando comiencen su primer año universitario durante una pandemia.

Cómo se sienten los nuevos estudiantes

“Es difícil, como un estudiante de primer año, adaptarse a la vida universitaria; pero hacerlo durante una pandemia y que sea totalmente diferente de lo que esperabas es aún más difícil”, dijo Callie Turner, estudiante de primer año entrante de San Antonio, Texas.

The Daily Universe realizó una encuesta informal en Instagram preguntando qué les preocupaba más a los estudiantes entrantes de BYU. Las respuestas incluyeron, perderse las experiencias que esperaban tener, no tener acceso a recursos tradicionalmente disponibles para los estudiantes, calificaciones que pueden sufrir debido al aprendizaje en línea y ser enviados a casa debido a un brote de COVID-19.

“Ni estoy preocupada si obtengo corona, pero me preocupa que si me da, me quedaré muy atrás porque no podré ir al campus o cosas así”, dijo la estudiante de primer año entrante Megan Howdy de Farmington, Nuevo México.

A pesar de los temores, tanto Hardy como Turner, expresaron entusiasmo porque BYU todavía ofrece algunas clases en persona para que puedan tener una “experiencia universitaria algo normal”, según Turner.

“Esperaba tener todas las clases en persona. Tenía la esperanza de que todo volviera a la normalidad “, dijo Howdy. “Pero estoy emocionado de que sea híbrido. Estoy emocionado de conseguir al menos un poco de normalidad”.

La vida en el campus es completamente diferente

El otro aspecto del primer año que puede no ser completamente “normal” es el aspecto social.

En otra encuesta informal de Instagram, The Daily Universe preguntó a los estudiantes si pensaban que la pandemia afectaría negativamente el entorno social de BYU. La mayoría de los encuestados, el 87 por ciento de alrededor de 300, dijeron que sí. 

Varios eventos y reuniones que normalmente se llevan a cabo en persona ya se han convertido o pueden volverse virtuales.

La Oficina de Experiencia de Primer Año organizó una Orientación para Estudiantes Nuevos virtuales para estudiantes de primer año entrantes el 14 de agosto. El evento digital consistió en un “día de bienvenida virtual en vivo”, que incluyó reuniones en línea con los centros de asesoramiento de varias universidades y una “feria virtual del primer año”. También se encuentran disponibles recorridos virtuales por el campus y la Oficina de experiencia del primer año proporcionó a los estudiantes de primer año recursos virtuales adicionales, incluyendo un módulo de orientación interactivo en línea.

Morgan Hartman, un estudiante de diseño y administración de experiencias que está en su último año, ha estado involucrada con la Orientación para Estudiantes Nuevos durante dos años. Este año, ella organizó una sala de reuniones en Zoom durante la orientación para ayudar a unos 30 estudiantes de primer año a aprender más sobre las oportunidades de voluntariado dentro de la Asociación de Estudiantes de BYU (BYUSA) y los clubes de BYU. Hartman dijo que la experiencia fue muy diferente a manejar un puesto en persona porque los estudiantes no podían simplemente “huir si realmente no les importaba”.

“Fue interesante que los estudiantes que vinieron a visitar BYUSA eran los que realmente querían escuchar sobre ello, y como teníamos salas de grupos pequeñas, estaba hablando con uno a cuatro estudiantes a la vez”, ella relató. “Se sintió realmente personal, sentí que podía abordar todas sus preguntas sin prisas ni nada. Así que fue diferente pero bueno”.

Aunque Hartman disfrutó del toque más personal de la orientación virtual, estaba preocupada por el aspecto de hacer amistades con respecto a los estudiantes de primer año, con la orientación en línea. Sin embargo, a pesar de las restricciones y regulaciones de COVID-19, dijo que los clubes y otras organizaciones en el campus, incluyendo BYUSA, todavía están tratando de planificar eventos divertidos para estudiantes de primer año, aunque sean virtuales.

“Está en nuestras mentes que las primeras experiencias de los estudiantes de primer año aquí en BYU son tan importantes, que es la razón por la que realmente estamos haciendo todo lo posible para asegurarnos de que tengan la oportunidad de conocer a otros estudiantes, de divertirse en el campus y de desarrollar esa experiencia de estudiante lo mejor que podamos”, ella explicó.

Recursos disponibles para estudiantes

Otro grupo que trabaja para ayudar a los estudiantes de primer año a tener una experiencia agradable son los mentores de colega. Estos estudiantes se reúnen individualmente con los principiantes durante su primer año para darles apoyo, responder a preguntas y brindarles recursos.

“Nosotros, como mentores de colega, podemos contestar preguntas, pero también ayudarles a reconocer que también somos estudiantes. Y solo porque hemos estado en BYU un poco más tiempo, no significa que seamos mejores que ellos ni nada. Estamos aquí para guiar y queremos ayudar “, dijo Darlene López, una mentora de segundo año que estudia Estudios Latinoamericanos.

López se reunirá con entre 70 y 80 estudiantes de primer año este otoño, algunos que actualmente no viven en Utah, para ayudarlos a navegar su primer semestre en BYU.

En semestres anteriores, los mentores de colega normalmente se reunían con los estudiantes en el campus; sin embargo, López dijo que este semestre si la reunión es en persona o virtual depende del estudiante y el mentor.

“Se nos ha dado permiso para reunirnos con los estudiantes en persona si ambas partes se sienten cómodas, a seis pies de distancia y ambas partes con una máscara”, ella dijo. “Si alguna de las partes no se siente cómoda o si simplemente no están en el estado, nos reuniremos en Zoom”.

Ya sea que se trate de reunirse con mentores a seis pies de distancia o participar en eventos y actividades virtuales, los estudiantes de primer año de BYU pueden tener un año desafiante pero único. Aún así los estudiantes de primer año, como Turner, optan por tener una actitud positiva sobre su ingreso a la universidad.

“Creo que será interesante ver cómo va este año escolar, pero creo que al final estamos adquiriendo tantas experiencias nuevas que nos prepararán para algo que, de otro modo, nunca hubiéramos estado preparados”, dijo Turner. “En el futuro, creo que seremos más flexibles, tendremos una mente más abierta y seremos más cautelosos y conscientes de las cosas, y creo que eso será bueno para nosotros”.

Print Friendly, PDF & Email