El élder Cook y el presidente Worthen tocan los temas del aprendizaje en línea y de la raza durante la Conferencia Universitaria del 2020

84

Traducido por Cas Kersten y revisado por Maricielo Saldarriaga

Read in English: Elder Cook, President Worthen address online learning, race at 2020 University Conference

El Élder Quentin L. Cook habló en la Conferencia Universitaria el 24 de agosto. (La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días)

El élder Quentin L. Cook del Cuórum de los Doce Apóstoles y el presidente de BYU, Kevin J. Worthen, hablaron en la conferencia anual universitaria de BYU que se llevó a cabo el 24 de agosto. Sus comentarios reflejaron el tema de la conferencia, “No nos cansemos de hacer el bien”.

Sus respectivos mensajes trataron las críticas contemporáneas de BYU y La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, y la importancia de aprender de los desafíos que la universidad ha enfrentado durante la pandemia del COVID-19. Ambos elogiaron a la universidad y a sus estudiantes y profesores por sus muchos logros notables.

El presidente Worthen enfatizó que muchos de estos logros se pusieron en acción antes de que la pandemia llegara a Provo. Él dijo que mientras el COVID-19 ciertamente es un obstáculo en el camino de muchos planes, no debemos desanimarnos a tal grado que dejemos de seguir tras nuestros objetivos.

“Podemos actuar incluso mientras se actúa sobre nosotros, y debido al poder expiatorio de Cristo, el impacto de nuestras acciones puede superar todas las cosas que actúan sobre nosotros”, dijo el presidente Worthen. Él repitió esta idea varias veces a lo largo de su discurso.

No sólo podemos seguir adelante a través de la pandemia, agregó el presidente Worthen, sino que podemos aprovechar de las circunstancias difíciles para crecer y mejorar nosotros mismos y la universidad.

“Esta experiencia de vivir durante el COVID, como todas nuestras experiencias mortales, puede y debe ayudarnos a mejorar. Si salimos ilesos de la pandemia, pero sin haber cambiado, nos habremos perdido el beneficio total de esta experiencia única”, él afirmó. También agregó que siente que BYU fue “hecho para esto”. 

La universidad ya ha comenzado a ver los frutos positivos del refinamiento de las circunstancias de la pandemia, dijo el presidente Worthen. Por ejemplo, como resultado del COVID-19 la universidad ha considerado más formas de expandir las opciones de aprendizaje en línea. Para el próximo semestre, BYU ha experimentado un aumento del 35% en el número de los cursos ofrecidos por BYU Online, y un aumento del 130% en las inscripciones en estos mismos cursos.

Los profesores también han estado considerando nuevas formas de utilizar mejor el tiempo en el salón y cómo crear experiencias de aprendizaje que sean significativas para los estudiantes.

La pandemia también es una oportunidad para aumentar nuestra compasión hacia aquellos que son marginados, comentó el presidente Worthen.

“Si reflexionamos sobre la soledad que casi todos hemos sentido en ocasiones durante estos últimos cinco meses debido a la separación física, creo que todos seremos más rápidos en buscar y llegar a aquellos que experimentan esa soledad incluso cuando estén rodeados por personas.”, él compartió.

Él aseguró que Dios ayudará a BYU a lograr sus propósitos divinos, incluso mientras enfrenta contratiempos y planes para los próximos meses que siempre están en constante cambio. Agregó que BYU pronto logrará mucho más, incluso la meta de aumentar la matrícula por 3,000 estudiantes en los próximos años.

El élder Cook habló sobre las críticas dirigidas con frecuencia a la Iglesia y la universidad, y trató unos comentarios recientes sobre la historia de la Iglesia con respecto a la esclavitud y otros problemas relacionadas con la raza. La Iglesia no responde a todas las críticas porque “muchas críticas no merecen una respuesta”, él explicó. Otras veces, la Iglesia elige simplemente “volver la otra mejilla” en lugar de involucrar a los críticos cuyos argumentos en contra de la Iglesia son falsos o injustos.

“De los numerosos informes de los medios de comunicación y de los comentarios públicos observados, se desprende claramente que algunas personas involucradas en los diversos movimientos actuales se oponen profundamente a la religión y las personas de fe. Esto no disminuye las razones religiosas y seculares para el tratamiento igualitario de todos los hijos de Dios”, dijo el élder Cook. “Sin embargo, me preocupa cuando la gran parte de la discusión es un ataque a la fe y las creencias, que a menudo reforman y distorsionan nuestra historia”. 

El Élder Cook reconoció la complicada historia de la Iglesia con respecto a la raza, incluídos los comentarios controvertidos hechos por Brigham Young sobre las personas de la raza negra, y las tensiones entre algunos de los primeros miembros de la Iglesia y los indios americanos. 

También compartió historias de diversidad e inclusión en la Iglesia primitiva y moderna, como la posición contra la esclavitud que ocuparon muchos de los primeros miembros y la actitud de celebración con la que los miembros recibieron la revelación de ordenar hombres negros al sacerdocio.

El Élder Cook animó a los que asistieron a la conferencia a “corregir la falsedad y los asuntos sacados de contexto de una manera amorosa y bondadosa,” y defender su fe cuando sea necesario.

“El desafío que les doy hoy, individualmente y como universidad, es que combatan los vientos dominantes de la incredulidad y la división”, él dijo. “Cada uno de ustedes sabrá cómo mejor aplicar este consejo según el sector y la esfera en los cuales se encuentre, para que sea un faro de fe y unidad en un mundo que a menudo devalúa a ambos”.

Print Friendly, PDF & Email