El Wifi de las residencias de estudiantes podría fallar durante las clases en línea este otoño

49

Read in English: Student housing WiFi could buckle with remote fall classes

Traducido por Breanna Jones y revisado por Oscar Contreras

Las conexiones WiFi en las residencias de estudiantes podrian retrasarse debido al gran numero de estudiantes que trabajarán en casa al mismo tiempo. (Ilustración fotográfica por Karina Andrew)

Las limitaciones de WiFi podrían ser un obstaculo para estudiantes que tomen clases remotas durante el semestre de otoño.

Profesor de ingeniería eléctrica e informática, Philip Lundrigan, comentó que las conexiones WiFi en las residencias de estudiantes podrían ser insuficientes porque habrán más estudiantes intentando cumplir cursos y asistir clases virtuales dentro de sus apartamentos.

“Ciertamente será un desafío si hay muchas personas intentando conectarse a la misma vez”, dijo él.

Lundrigan llamó los complejos de apartamentos “el peor escenario” para WiFi, ya que muchas veces las redes en estos lugares son congestionados bajo circunstancias normales. Comparó el WiFi a una discusión — no importa cuántas personas estén participando en una discusión, solamente una persona puede hablar a la vez. Asimismo, aun cuando hay muchos puntos de acceso para una red de WiFi, tal como un enrutador para cada apartamento, solamente uno de esos puntos de acceso puede recibir datos a la vez.

La red suele dividir el “tiempo aire” equilibradamente entre los puntos de acceso, Lundrigan explicó. Cada punto de acceso tal vez recibirá datos por unos milisegundos a la vez, pero eso no es suficiente para recibir datos suficiente para funcionar hasta que le toque de nuevo. El verdadero problema comienza cuando varias personas en una conexión tratan de transmitir algo en vivo, como una clase remota por Zoom, a la misma vez.

“Con la transmisión en tiempo real, es un problema porque no hay nada que almacenar; está sucediendo en tiempo real”, aclaró. “No solo eso, también es tiempo crítico. Si tiene que esperar para enviar los datos, ya son datos antiguos y no tiene sentido recibirlos porque tal vez ya hayan pasado cinco o diez segundos “.

Algunos estudiantes dijeron que experimentaron problemas con el WiFi después de que las clases se interrumpieron en marzo. Elizabeth Daley, estudiante de BYU, dijo que incluso con solo una otra compañera de cuarto viviendo con ella después de que las clases se cambiaron a en línea, el WiFi de su residencia para estudiantes “cortaba las llamadas con frecuencia”.

Estudiante de UVU, Dane Ericksen, vivía en una residencia aprobada por BYU cuando la universidad pasó a la educación en línea. “Cuando llegó la pandemia, la calidad de Internet bajó tanto, incluso con una conexión por cable, tuve que usar mi teléfono como un punto de acceso móvil para mis clases en línea”, relató.

Ericksen dijo que tuvo que dejar la vivienda de estudiantes y volver a vivir en la casa de sus padres para tener WiFi de una calidad suficientemente alta como para trabajar de forma remota.

La estudiante Anna Bryner dijo que su conexión no ha hecho más que empeorar y que ella y sus compañeras de cuarto están “realmente nerviosas por el otoño cuando tengamos más personas viviendo con nosotras”.

La mala conexión WiFi en las viviendas de estudiantes no es una novedad de la pandemia. Isabel Truax Kidd, ex-estudiante de BYU, dijo que el WiFi en su residencia para estudiantes no era confiable incluso antes de que las clases se cambiaran en línea.

“Si tenía más de un compañero de cuarto en casa usándolo, era difícil buscar algo en Google o hasta enviar mensajes de iMessage”, relató. “Usé más datos móviles mientras vivía en una residencia para estudiantes que en cualquier otro lugar, y eso es sin que se realicen múltiples llamadas de Zoom en un momento dado”.

El gerente de viviendas fuera del campus, Pat Newman, dijo que la Oficina de viviendas fuera del campus no rastrea datos sobre la calidad de WiFi en los apartamentos de los estudiantes, ni “requiere estándares específicos sobre la conectividad a Internet”.

“Si los estudiantes encuentran problemas con Internet, los animamos a que trabajen con el propietario para resolver el problema”, aconsejó Newman.

Lundrigan dijo que los estudiantes que experimenten dificultades con su WiFi durante el semestre de otoño pueden conectarse a un cable Ethernet si tienen uno disponible, o sentarse más cerca del punto de acceso WiFi para fortalecer su conexión.

Print Friendly, PDF & Email