Estudiantes de BYU colaboran en petición para incrementar el enfoque de Jesucristo en la educación

79

Read in English: BYU students coauthor petition to increase focus on Christ in education

Traducido por Nicole Coello y revisado por Maria Fernanda Chacón

Las clases de religión se ofrecen en el edificio José Smith, mostrado arriba. Los estudiantes Hanna Seariac y Tristan Mourier están pidiendo a los administradores de BYU que consideren si las clases de BYU tienen un enfoque religioso lo suficientemente bueno (Hannah Miner).

Estudiantes de BYU Hanna Seariac y Tristan Mourier colaboraron en una petición para que se haga mayor énfasis a la misión única de BYU de ofrecer educación a través de un enfoque religioso.

“La Universidad Brigham Young nunca fue destinada a ser como otras universidades”, lee la petición.

Seariac y Mourier enviaron la petición, la cual hasta la fecha del 7 de Agosto ha recibido 2,228 firmas, a varios administradores de BYU pero aún no han recibido una respuesta.

Seariac dijo que ella y Mourier decidieron crear la petición como respuesta a numerosos incidentes en el campus en los cuales sintieron que se represento algo contrario a la doctrina de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

Los co-autores decidieron no mencionar ninguna instancia en específico. Sin embargo, en sus entrevistas con El Universe, ambos mencionaron protestas del Código de Honor que tomaron lugar en Marzo. Seariac dijo que estuvo perturbada cuando vio un letrero de uno de los protestantes que sugería que el Quórum de los Doce y la Primera Presidencia irían al infierno.

“No tuve ningún problema con que la gente protestará el Código de Honor, pero para mi se convirtió en una protesta en contra de la Iglesia”, dijo ella. “La gente decía que la Iglesia estaba equivocada, que la Iglesia tenía problemas en grandes cosas doctrinales no sólo en las cosas doctrinales pequeñas y que inclusive esto era promovido en algunas clases”.

Seariac y Mourier dijeron que ambos han tenido experiencias con maestros que enseñan filosofías o ideologías que van en contra de la doctrina de la Iglesia. Por ejemplo, Seariac dijo que ella tuvo un profesor que dijo que una persona casada está obligada a tener sexo con su pareja cuando sea que su pareja quiera, sin importar los deseos personales. Esto, de acuerdo a lo que dijo Seariac, es violación marital, y no va de acuerdo con las enseñanzas de la Iglesia.

Mourier dijo que él ha guardado un récord personal de instancias similares donde maestros han enseñado cosas en clase que él ha sentido van explícitamente contrarias a la doctrina de la Iglesia. Dijo que él y Seriac han decidido no revelar el récord o compartir los nombres de los profesores que han presentado tal conducta problemática debido a que su meta no es perjudicar a nadie.  

“No quiero que sean apedreados a muerte en lugares públicos. Solo preferiría que no se les pagara con dinero proveniente de los diezmos”, él explicó.

Seariac estuvo de acuerdo y añadió que no sería como Cristo el despedir a los profesores sin darles la oportunidad de corregir sus enseñanzas y que ese no era el propósito de la petición. De hecho, Mourier dijo que dejó la petición imprecisa a propósito porque su intención era el despertar conciencia sobre algo que ellos consideraron un problema en vez de prescribir una solución o instruir a la administración de BYU.

“Nosotros, de la mano con muchos otros estudiantes, hemos sentido que el compromiso de la Universidad a esto ha titubeado en un nivel práctico y creemos que se podría pedir una evaluación, en si la Universidad promueve o no, el que los cursos, clubes y actividades se alineen con los valores de los Santos de los Últimos Días”, se lee en la petición.

Mourier aclaró su declaración aún más, diciendo que le gustaría ver que los administradores de BYU “realmente consideren las ideologías de ciertos departamentos”.

Ambos co-autores dijeron que no quieren que las ideologías que no son parte de los Santos de los Últimos Días sean borradas del currículum de BYU, pero que quieren ver un enfoque mayor en que se enseñen esas ideologías por medio de un enfoque Santo de los Últimos Días para demostrar porqué el evangelio de Cristo es correcto. 

“Esto no es un movimiento oscurantista. Nosotros no estamos tratando de decir ‘BYU necesita ser protegido y vivir en una burbuja por el resto de su vida.’ No puede ser así”, explicó Mourier. “La meta de BYU es que vengan personas, y que sean entrenadas, en mi opinión, para batallar contra las ideologías enemigas de la Iglesia y del evangelio. Así que no puedes batallar contra tus enemigos si ni siquiera sabes de lo que están hablando”.

Seariac dijo que ella espera que el cambio más grande termine siendo la “aceptación de una gran cultura de valores de la Iglesia”.

“Yo preferiría ver más eventos centrados en Cristo en el campus. Me gustaría ver más discusiones sobre fe en campus”, comentó ella.

La petición ha recibido algo de criticismo en línea. Estudiante de BYU, Grace Soelberg publicó un hilo en Twitter en el cual ella cuestiona la insensibilidad de la petición a los recientes problemas raciales y culturales en campus.  

“Ellos siguen diciendo que BYU no está cumpliendo su misión de ‘asistir a los individuos en su búsqueda para la perfección y la vida eterna”, tuiteo Soelberg. “Me pregunto porqué ellos impondrían esta acusación a medida que las actuales acciones de BYU en cuanto al racismo es un intento de llevar acabo su misión. ¿Cómo BYU está ayudando a sus estudiantes a alcanzar la vida eterna si no los ayuda a cortar de raíz su prejuicio implícito y racismo interno?

Mourier dijo que la petición no fue creada como respuesta a problemas relacionados con raza en el campus, aunque su lanzamiento haya sido justo después de la creación del Comité de Raza, Equidad y Pertenencia.

“Nada en la petición menciona raza”, dijo Mourier. “Pero admito que hay preocupaciones sobre cómo nosotros decidiremos lidiar con estas (relacionados con la raza) preguntas en BYU porque no parece que estemos haciendo esto de manera diferente que otros”. 

Mourier mencionó intentos de difamar a Brigham Young y “decir que BYU fue fundada sobre el establecimiento de la esclavización” como ejemplos para confrontar el racismo con lo cual él no estuvo de acuerdo. 

Print Friendly, PDF & Email