Nueva propuesta permitiría que propietarios compren estacionamiento de la calle al sur de BYU

95

Read in English: Landlords could buy street parking south of BYU under new proposal

Traducido por Ethan Wilson y revisado por Diego Calderón

Coches están estacionado al sur de BYU. Con una nueva propuesta, estes espacios de estacionamiento serían disponible para que los propietarios los compran. (Preston Crawley)

El consejo municipal de Provo ha estado elaborando una propuesta que regularía el estacionamiento del barrio Joaquin, el cual se ubica al sur del campus de BYU.

La propuesta busca crear un programa de permisos en que propietarios podrían comprar  plazas de estacionamiento de la ciudad para luego alquilarlos a sus inquilinos. Propietarios que ya cuentan con suficientes plazas podrían vender el estacionamiento frente a sus edificios a los que carezcan de áreas de estacionamiento.

También habría plazas que se mantendrían disponibles para que los visitantes los puedan utilizar pagando una tarifa por hora por medio de una aplicación.

Según miembro del consejo municipal Dave Harding, el precio que pagarían los propietarios para las plazas sería justo lo suficiente para mantener el programa, ya que la meta no es ganar dinero para la ciudad sino ayudar a los residentes al abordar la falta de estacionamiento del área. Los propietarios tendrían control de cuánto cobrarían a los inquilinos para utilizar el estacionamiento. 

Harding dijo que aunque no se ha decidido nada hasta ahora, espera que si se aprueba el programa, fomentaría un uso más eficiente del estacionamiento ya disponible mientras la ciudad continúa su búsqueda de formas de aumentar el estacionamiento. 

“Creo que lo más cierto es que el estacionamiento al sur del campus de BYU es un dolor de cabeza y afecta la calidad de vida de mucha gente de forma negativa. Eso es lo que estamos intentando abordar”, dijo Harding.

Captura de pantalla que delinea al barrio Joaquín, donde se implementaría el programa de permisos de estacionamiento. (Emily Andersen)

Celeste Kennard, presidenta del barrio Joaquín, dijo que inquilinos a veces se estacionan en la calle porque les es más conveniente hacerlo — aún cuando hay plazas disponibles en el estacionamiento de su edificio. Dijo que cobrar por el estacionamiento en la calle desalentaría esta práctica.

“Simplemente hace que no haya tantos que se aprovechan del sistema, y también hay un mecanismo para que no tengamos que requerir que cada edificio tenga montones de estacionamiento”, explicó Kennard. 

Harding dijo que el consejo municipal esperaba finalizar la propuesta antes que acabara el semestre en abril para que los estudiantes que vivan en el área pudieran verla y dar su opinión antes de irse a casa para el verano. Ese plan se puso en segundo plano cuando golpeó la pandemia del coronavirus y la ciudad apenas ahora está comenzando a volver a la propuesta. 

Harding reconoce que no les va a gustar el plan a todos y expresa que algunos conjuntos de apartamentos tal vez decidan aumentar el arriendo ya que propietarios tendrán que pagar el estacionamiento de la calle. Dijo que no cree que el programa aumente el costo de vida en general, pero supone que otros complejos bajarán el arriendo porque tendrán ingresos extra por vender el estacionamiento de la calle que les sobre. 

“Se necesita que haya un poco de aprendizaje y hay potencial de luchar contra la decisión, pero creo que a cualquiera que tome el tiempo para realmente ver cómo funciona le gustará”, dijo Harding. 

Lacee Bowen es un estudiante de UVU que vive en Casa Dea, un conjunto de apartamentos del barrio. Dice que le preocupa que se les esté dando control del estacionamiento de la calle a los propietarios porque supone que se aprovecharán de la situación para aumentar sus ganancias. 

“Será un gasto más para estudiantes que ya están pagando demasiado”.

Bowen también dijo que le confunde como serían regulados los permisos de estacionamiento, ya que muchos conjuntos de estacionamiento, incluso la Casa Dea, ya están vendiendo más permisos que los que tienen disponibles. 

Ben Perkins, otro residente del área, dice que tiene miedo de que perjudique a los que ya se estacionan en la calle de forma regular porque no tienen dinero en su presupuesto para pagar tarifas de estacionamiento. Perkins vive en Kimball Apartments, y dice que no sabe cúal debe ser la solución para los problemas de estacionamiento del área, pero no cree que esta propuesta la es. 

“Puedo entender a ambos lados. Tiene potencial de ayudar. También podría generar más problemas”, comentó Perkins. “Con toda esta regulación que viene, ya no es gratis para nadie”.

Print Friendly, PDF & Email