Normas culturales pueden impedir a los estudiantes de BYU que expresen ideologías políticas

145

Read in English: Cultural norms may hinder BYU students from voicing political ideologies

Traducido por Emily Hoy y revisado por Diego Calderón

Nota del editor: Durante el semestre de invierno 2020, algunos estudiantes de periodismo examinaron varios problemas sociales que impactan directamente a la comunidad de BYU porque “El mundo es nuestro campus”. Esta historia es parte de esa serie.

Según, quienes observan, miembros de la facultad y los estudiantes, la situación política en el campus de BYU es alentadora y educativa, aunque esto podría deberse a que los estudiantes de BYU tienden a rehuir el diálogo político partidista.

Sin embargo, el panorama nacional político cada vez más ruidoso está alentando a algunos estudiantes de BYU a expresar su opinión.

Cuestiones como la raza, el género, la igualdad LGBT, el cuidado de los niños y de cómo estos encajan en el entorno cultural, y las políticas como el Código de Honor de BYU se están convirtiendo en cuestiones válidas, ya que algunos estudiantes comienzan a cuestionar las normas culturales antiguas y tradicionales.

Eventos como las protestas al Código de Honor  a principios de este año y la disculpa del presidente Kevin J Worthen por los comentarios racistas realizados durante las preguntas frecuentes en el panel a cerca de la raza negra e inmigrantes durante el Mes de la Historia Afroamericana están trayendo estos temas a la luz pública.

Estudiantes de BYU tienen muchos puntos de vista con relación a la política pero algunos estudiantes dudan en expresar sus opiniones. (Ilustración fotográfico por Addie Blacker)

Darren Hawkins, profesor de las ciencias políticas en BYU y asesor académico del Club de Demócratas de BYU, dijo que en su experiencia, la comunidad del campus evita intervenir en la mayoría de los asuntos políticos. Tanto la administración como los estudiantes, dijo, desempeñan un papel en esto.

“¿Por qué los estudiantes de BYU están menos interesados en protestas que los estudiantes de otras universidades? ¿Por qué los estudiantes de BYU están menos interesados en vocalizar públicamente que los estudiantes de otras universidades?” él comentó. “Creo que es generalmente cierto que simplemente no hay mucho interés de los estudiantes en ese tipo de cosas”.

La falta de interés por parte de la mayoría de los estudiantes podría provenir de la cultura de los Santos de los Últimos Días, que según Hawkins fomenta el comportamiento mediocre y la conformidad como grupo. Para los estudiantes que crecieron en familias tradicionales de los Santos de los Últimos Días, Hawkins dijo que el hablar sobre sus ideologías podría ser incómodo.

“Las protestas, manifestaciones y las voces públicas a menudo sugieren que no estás de acuerdo con la multitud”, aseguró.

Del mismo modo, la administración de BYU tiene cuidado de no mostrar preferencias políticas, ya que BYU está estrechamente afiliada con La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. BYU recientemente cambió las organizaciones demócratas y republicanas como clubes sociales de BYUSA, a clubes académicos, patrocinados por el departamento de las ciencias políticas. Hawkins dijo que esto se debe a que la administración es “cautelosa con el nombre y la imagen de la Iglesia”.

La estudiante de BYU, Kristen Johns, trabajó para la campaña de gobernador de Spencer Cox durante el semestre de invierno 2020, reuniendo firmas y generando apoyo en la comunidad de BYU. Ella también notó una renuencia de participación por parte de los estudiantes.

“Debido a que BYU tiene que ser tan obviamente políticamente imparcial, en general, fue difícil para mí llegar a los estudiantes y que los estudiantes expresaran ese deseo de ayudar con una determinada parte u otra”, dijo.

Johns reconoció que la reticencia también podría deberse a la falta de interés o exposición de los estudiantes a la política local.

Kristen Johns comparte su experiencia trabajando para la campaña de gobernador de Spencer Cox y cómo la participación política la ayuda como estudiante. (Karina Andrew)

Hawkins explicó que la administración de BYU también fomenta el diálogo académico sobre el activismo político. “Realmente hay una preferencia firme a la que los estudiantes se centren en lo académico en lugar de otros tipos de problemas de la vida”.

El profesor de las ciencias políticas Jeremy Pope dijo que aunque no ve mucho compromiso político por parte de los estudiantes de BYU, duda que participen en política menos que sus pares en otras universidades o en cualquier otra persona.

La profesora de las ciencias políticas Lucy Williams no estuvo de acuerdo, diciendo que ha visto mucha participación de los estudiantes de BYU.

Los estudiantes de BYU representan una variedad de opiniones políticas y niveles de compromiso cívico. (Karina Andrew)

“Los estudiantes de todo tipo de disciplinas organizan manifestaciones, asisten a debates, se unen a clubes políticos, etc. Creo que nuestros estudiantes generalmente están bastante ansiosos por estar informados y participar en el proceso político”, comentó. “Creo que los estudiantes de BYU de ambos lados del espectro político se están sintiendo más cómodos al expresar sus opiniones políticas”.

Cuando el discurso político existe en el campus, Hawkins dijo que lo encontró informativo y alentador, ya que los estudiantes a menudo están más abiertos a discutir nuevas ideas que otras características demográficas.

“Amo a los estudiantes porque generalmente todavía no tienen identidades establecidas”, dijo. “Los estudiantes están probando opiniones políticas. Deseo que la gente mantenga ese aspecto de ‘probar’ a lo largo de sus vidas”.

El presidente republicano de BYU, Hunter Thomas, estuvo de acuerdo en que los estudiantes de BYU tienden a comportarse civilmente con aquellos con opiniones políticas diferentes. “No creo que haya ningún problema entre los demócratas y los republicanos en BYU”.

Él elogió a los estudiantes de BYU por su conocimiento, diciendo que siente que la mayoría están relativamente bien informados. Especialmente alentó a los estudiantes a aprender sobre temas relevantes para sus carreras principales y futuras.

Thomas siente que el mayor problema que enfrentan los estudiantes de BYU con respecto a la política es la información de los medios de comunicación. Según sus observaciones, muchos estudiantes reciben todas sus noticias de una sola fuente.

“Estamos en una universidad, que creo que no siempre será tan conservadora como uno podría pensar”, afirmó Thomas. “Los Demócratas de BYU son bastante progresistas por estar en un campus que es SUD (LDS, en inglés)”.

BYU ha sido clasificada entre las mejores universidades conservadoras en sitios web como nicho.com y thebestschools.org, en parte debido al Código de Honor de la escuela, que requiere que los estudiantes se adhieran a los estándares de conducta de los Santos de los Últimos Días. Hawkins estuvo de acuerdo con Thomas, en que el panorama político del campus es más diverso de lo que las clasificaciones sugieren.

Aunque BYU podría ser conservador en comparación con otras universidades, aseguró Hawkins, la comunidad BYU es más liberal que el resto de la población de Utah o la comunidad de los Santos de los Últimos Días en general.

Pope estuvo de acuerdo y dijo que las edades de los estudiantes de BYU podrían explicar algunas de las diferencias entre estas ideologías demográficas.

“Una cosa que sabemos sobre los jóvenes es que tienden a ser más demócratas; tienden a ser más liberales en sus puntos de vista. Estoy seguro de que eso es cierto para los estudiantes de BYU en relación con los grupos mayores de Santos de los Últimos Días”, comentó.

También explicó que los años universitarios son los años en que muchas personas cambian sus ideologías políticas.

“También creo que los jóvenes están descubriendo el significado de estas cosas”, dijo. “Me encuentro con muchos estudiantes que podrían haber venido a BYU pensando, ‘Bueno, soy conservador’, pero luego descubren con el tiempo que no se sienten así con muchas cuestiones políticas. Y luego, algunas veces, al revés”.

Hawkins discutió que un mayor porcentaje de estudiantes conservadores en el campus contribuye a un diálogo ideológicamente diverso porque los estudiantes de BYU representan un espectro de pensamiento más amplio.

“Encuentro en mis clases que cuando hago una pregunta, obtengo una amplia gama de respuestas ideológicas”, comentó Hawkins.

Pope ve lo mismo en sus clases, incluidos algunos momentos tensos cuando las ideas de las personas entran en conflicto entre sí.

“La política últimamente tiende a atraer a algunas de las personas que están en los extremos de la distribución de actitudes políticas”, explicó. “Lo he visto en las aulas antes, cuando esas personas con ideas distintas comienzan a discutir, puedes tener algunos momentos tensos”.

Este tipo de tensión imita lo que está sucediendo a nivel nacional, donde Pope dijo que pequeños grupos de personas con opiniones más extremas se vuelven ruidosas y acaloradas en el discurso político.

Sin embargo, la mayoría de las disputas políticas pueden atribuirse al partidismo en lugar de la polarización, dijo Pope.

“No estamos tan polarizados como partidistas. La polarización implica, en muchos sentidos, que tenemos una visión del mundo definida y que tratamos las cosas desde una perspectiva claramente liberal o conservadora”, afirmó. “Creo que la mayor parte de la evidencia que he visto sugiere que la mayoría de las personas realmente no pueden generar eso. No son tan reflexivos a cerca de la política. Por lo que pueden generar es: ‘Me gusta mi equipo más que el otro equipo’”.

Fuera de este partidismo general, que es una identificación de grupo pasiva, Pope dijo que algunas personas se dedican a causas específicas. Esto podría explicar las recientes protestas en el campus relacionadas con el Código de Honor y el tratamiento de la comunidad LGBT.

Pope dijo que tampoco cree que todos los estudiantes necesiten estar completamente comprometidos con una causa. Dependiendo de las circunstancias de una persona, la política podría no ser la forma más importante para que pasen su tiempo.

Él alentó a todos a identificar una pequeña forma de involucrarse, tal vez con problemas que están “cerca de usted y cerca de su hogar”.

“Un cierto nivel de preocupación por la política es importante para todos, porque crear una buena sociedad es responsabilidad de todos nosotros colectivamente”, dijo.

Print Friendly, PDF & Email