La industria matrimonial de Utah ha sido afectada duramente por la pandemia

58

Read in English: Utah wedding industry hit hard during pandemic

Traducido por Emily Hoy y revisado por Diego Calderón

El dueño de Sweetheart Bridal, Chade Grose, permanece en la recepción de la tienda. Grose dijo que la compañía ha visto una disminución del 60-70% en el negocio desde que empezó la pandemia. (Preston Crawley)

Los negocios centrados en las bodas han perdido grandes cantidades de ingresos, a medida que las parejas en Utah cancelan y posponen sus bodas debido a la pandemia del COVID-19.

Chad Grose, propietario de Sweetheart Bridal en Provo, dijo que la compañía ha perdido una gran parte de las ventas desde que comenzó la pandemia.

“Probablemente el 60-70% de todo nuestro negocio ha reducido”, dijo Grose, especificando que alrededor del 80% de las ventas de la compañía de ropa formal y el 40% de las ventas de vestidos de novia han disminuido.

Grose comentó que antes de la pandemia, ocho de los 10 vestuarios de la tienda estaban casi siempre llenos y que en esta época del año la tienda suele tener 10-15 citas de esmoquin al día. Ahora, la tienda sólo tiene alrededor de cuatro personas en total entran cada día.

Grose explicó que la parte más difícil de todo esto ha sido hacer malabares con los efectos de la pérdida de ingresos, incluyendo cuánto personal puede pagar.

“Hemos reducido a nuestro personal. Normalmente tenemos unos ocho empleados trabajando. Tenemos tres porque no tenemos el negocio. No hay necesidad de tener tantos empleados aquí”, dijo.

Al tener menos personal no significa que la tienda haya reducido sus horas de funcionamiento, aunque. Grose comentó que era necesario mantener las horas habituales de la tienda para recibir envíos y acomodar los horarios de los clientes. Esto significa que Grose tiene que mantener un ritmo a disposición. “Estoy aquí todo el tiempo”, aseguró.

Dijo que su día cotidiano actual le recuerda de cuando comenzó el negocio cuando era una operación unipersonal.

“Es muy difícil ver que todo crece y que de repente todo se detiene y retrocede”, dijo. “No siento que esté progresando”.

Por ahora, está tratando de mantenerse en línea con las pautas del CCPEEU (Centers for Disease Control and Prevention) y limitar el número de personas en la tienda en un momento dado.

Aunque el COVID-19 ha cambiado mucho sobre la vida diaria para la mayoría de los estadounidenses, las novias jóvenes todavía quieren celebrar su día de boda. “Este sigue siendo uno de los días más grandes de su vida”, explicó Grose. “Finalmente a lo que se reduce es cómo se sienten ese día. Entonces, si se ven y se sienten de lo mejor, y de la manera que quisieran, está bien si uno no tiene una gran fiesta”.

Jessica Bird, una consultora nupcial en el Utah Bride Room en Draper, también dijo que ha habido una disminución en los negocios, especialmente porque la primavera y el verano son generalmente los momentos más ocupados para las bodas.

“Este fue el peor momento para que una pandemia golpeara”, dijo.

Las boutiques de vestidos no son las únicas empresas que dependen de bodas para una gran parte de sus ingresos.

Brandon Barkdull, copropietario de Penguin Brothers, dijo que su negocio también ha sufrido, ya que alrededor del 70% de sus ingresos se basan en el servicio de banquetería (o catering), específicamente de marzo a septiembre.

“Básicamente nuestro negocio se ha puesto en pausa”, dijo. “Muchas de nuestras bodas se cancelan o posponen indefinidamente y estamos tratando de hacer todo lo posible para ser felxibles porque sabemos lo difícil que es ser una novia en este momento al planificar su boda con tanta incertidumbre”.

Barkdull dijo que Penguin Brothers ha hecho algunos cambios para acomodar a las novias, tal como deshacerse de los depósitos y reducir el número mínimo de personas necesarias para los servicios de catering.

Aun así, la compañía ha tenido más tráfico a sus escaparates de lo esperado, en parte debido a una campaña “Save the Penguins” (salva a los pingüinos), lo que comenzaron recibiendo de los clientes fuera del estado una manera de ayudar al negocio. Barkdull dijo que este año va a ser un “año de salto” en términos del progreso de la empresa. La compañía abrió un servicio de banquetería para ayudar a manejar la carga de pedidos de alimentos justo antes de que la pandemia golpeara.  

“Eso fue probablemente lo más estresante. Estábamos planeando ese crecimiento, y estamos haciendo compras e invirtiendo en el crecimiento de la empresa, y realmente no veremos los beneficios de eso hasta el próximo año”, dijo. “Nuestros planes de crecimiento y nuestras metas, probablemente ya no los vamos a alcanzar”.

A pesar de estos desafíos, Barkdull dijo que la compañía está en una posición en la que no se hundirá y que está agradecido por algunos de los aspectos positivos que finalmente saldrán de la experiencia.

“Nos obliga a pensar con originalidad y reelaborar al encontrar nuevas formas de evitar este obstáculo, por lo que de una manera que ha sido algo positivo”, mencionó. “Hay un par de oportunidades que salieron de ella que probablemente no habríamos conocido o probado sin esta era del COVID-19”.

Marianne Hunt, graduada y florista de BYU, también dijo que casi todas sus bodas de marzo, abril y mayo han sido pospuestas.

“Muchos de ellos no se han pospuesto a una fecha específica todavía, así que todo es muy ambiguo”, comentó Hunt. “Ese es mi sustento, así que ha sido muy difícil porque eso es en lo que he elegido especializarme, y no ha habido ninguna (bodas)”.

Dijo que no está sola y está agradecida por eso. Dado que todo el mundo está pasando por la pandemia juntos, ha sido más fácil para ella trabajar con su banco sobre opciones para sus préstamos e hipotecas, explicó. “En su mayor parte, la gente ha sido muy amable, muy comprensiva y servicial en esa manera”, dijo. “Si sólo fuera yo y perdiera mi trabajo, no creo que hubieran sido tan complacientes”.

Uno de los mayores desafíos en los que se han enfrentado es el suministrar. La mayoría de sus proveedores están fuera del estado y no tienen los medios para obtener sus flores ya que las aerolíneas no están haciendo sus horarios normales.

“La industria de las flores ha sido tan dura”, aseguró, agregando que uno de sus proveedores, un cultivador que había estado en el negocio durante 100 años, recientemente la envió un correo electrónico avisando que iban a cerrar el negocio.

Los proveedores que todavía están operando tienen que enviar flores a través de FedEx, algo que dice aumentará el precio. Hunt dijo que tomará tiempo antes de que la selección de flores no sea tan limitada y que los precios vuelvan a la normalidad. A pesar de esto, todavía tiene esperanzas.

“Estoy llena de esperanza y muy optimista de que volveremos a donde tenemos que estar”, comentó. “También supliqué a cada novia que incorporara flores en sus celebraciones, sin importar lo pequeña que fuera, y aún así hacer que sea un día hermoso y memorable”.

También alentó a las novias a mirar el lado positivo de las pautas que limitan las grandes reuniones.

“De alguna manera, una boda de 20 personas de tu familia y tus padres y tus abuelos es genial”, explicó Hunt. “No hay nada de malo con los eventos con 400 personas, también los amo, pero tienes que estirar el presupuesto lo cual se dificulta para hacer grandes cosas”.

Bird estuvo de acuerdo con este sentimiento positivo. “Hay tantas empresas y tantas personas con talento que están disponibles en este momento para exactamente lo que quieren”, dijo. “Y no es sólo que estamos tratando de ganar dinero. Me da tanta emoción, tal felicidad, de ayudar a otras personas a encontrar su ‘feliz para siempre'”.  

Bird no está segura de cuáles serán los efectos a largo plazo de la pandemia para la industria de las bodas, pero espera que el único cambio que salga de ella sea un enfoque en celebrar el amor entre la novia y el novio en lugar de hacer una fiesta.

Sin embargo, la industria de las bodas en Utah puede estar en una mejor posición que esos mismos negocios en el resto del país. Bird dijo que la mayoría de las tiendas nupciales fuera del estado generalmente cierran durante el invierno.

“En Utah cada temporada es temporada de bodas”, aseguró Bird. “Tenemos novias durante todo el año, todo el tiempo”. 

Print Friendly, PDF & Email