Jugador de fútbol americano de BYU también hace de intérprete de música

245

Read in English: BYU Football player doubles as music performer

Traducido por Emily Hoy y revisado por Jair Barberan

Muchos niños crecen teniendo sueños ambiciosos: viajar a la luna, ser un cantante famoso o convertirse en deportista profesional. Para el estudiante de postgraduado y receptor de fútbol americano, Batchlor Wise Johnson IV, tener solo uno de estos sueños no fue suficiente.

Johnson proviene de una rica herencia musical. Su abuela Barbara Lynn, una cantante de Rythm & Blues en la década de los 1960, produjo éxitos como “You’ll Lose a Good Thing” . Cuando ella ganó notoriedad, Mick Jagger le preguntó si podía producir y grabar su canción, “Oh Baby (We’ve Got A Good Thing Goin’)”. El hijo de Lynn, Batchlor Wise Johnson III, también entró en la escena musical como rapero.

“Mi padre fue rapero durante los 1990 y quería que un montón de niños comenzaran un Jackson Five, que fuera de él”, Johnson dijo. “Mi papá nos hacia tocar en cualquier función, ya fuera espectáculos de talentos, eventos de la iglesia, números especiales de música, cosas así”.

Johnson estuvo expuesto a grandes nombres en la industria de la música gracias al legado de su familia. Al crecer, su familia grababa música en el estudio de Mathew Knowles, el padre de Beyoncé. Estas experiencias le permitieron a Johnson ver la cantidad de trabajo que se necesita para triunfar en la música.

Si bien la música fue una gran parte de su infancia, Johnson explicó que también se interesó mucho por los deportes a una edad temprana. Su padre nunca lo presionó, pero cuando lo introdujo al fútbol americano, Johnson decidió que quería ser un gran jugador. Siendo un niño de 9 años, corria sus propias rutas y entrenaba con un chaleco con peso en su patio trasero.

Pronto se apasionó por la música y el fútbol americano. Entretener y hacer sonreír a la gente es algo que siempre ha amado y quería encontrar una manera de combinar sus dos pasiones.

“Mi sueño desde que era niño era jugar en el Super Bowl y cantar en el espectáculo de medio tiempo”, Johnson agregó.

Johnson trabajó en sus habilidades deportivas y estuvo en BYU por dos años antes de transferirse a la Universidad de Utah para terminar su carrera universitaria. Después de una buena cantidad de dificultades en Utah, se le presentó la oportunidad de aceptar una beca volver a BYU y sacar una maestría. Durante su tiempo en Provo, ha podido centrarse en lo académico, en el fútbol americano y en la música mientras intenta aprovechar de los tres al máximo. El continuar desarrollando su marca también ha sido una de sus prioridades.

El receptor abierto de BYU, Batchlor Wise Johnson IV, sonríe durante una entrevista después de una práctica de fútbol de primavera del 2020. (Preston Crawley)

Johnson escribe su propia letra; es su forma de expresar su individualidad. Le gusta ser un poco llamativo, vistiéndose como si los paparazzi siempre estuvieran cerca. El crear su propia marca es importante, pero ha habido músicos que lo han inspiraron a lo largo del proceso. Algunos de ellos incluyen a Michael Jackson, Chris Brown y Usher, todos en la línea de música R&B. Su música es creada para tener, “una sensación de hip-hop con letra de country”, Johnson dijo. “Canciones country porque se enfocan en símbolos y cosas que importan, y Hip-hop porque es la cultura. No puedes rockear sin el ritmo”.

Parte de la personalidad de Johnson es promover cosas buenas para inspirar a aquellos que disfruten de su música. Mantiene su letra alentadora y sin malas palabras mientras se esfuerza por ser alguien a quien la gente pueda admirar.

“Si pudiera hacer una gira mundial, y la noche anterior tener una fireside musical en cada ciudad, es allí sentiría que estoy en la cima de mi vida”, Johnson comentó. “Por lo general, un tipo con mi apariencia no es SUD, pero por la forma en la que vive su vida y la forma en la que escribe su música, se puede ver que lo es”.

Durante su tiempo en Provo, Johnson dijo que hay dos personas que lo han ayudado a lograr estos objetivos. Jourden Skillman y Mitchell Bashford, dos “genios musicales”, que usan la música para expresar sus identidades y sus marcas. Con solo este pequeño equipo, crean, escriben, mezclan y arreglan cada canción, de principio a fin, en una casa adosada. Colocan el micrófono al frente del armario abierto para que el sonido no rebote en las paredes, dijo Johnson. En cierto modo, esto se añade no solo a su marca, sino también a la de Skillman y a la de Bashford.

Skillman ayuda a crear ideas y ritmos únicos para que Johnson luego agregue la letra.

“A menudo, escucho una canción o una melodía en mi cabeza y es solo cuestión de traducirla a algo real”, Skillman comentó. “Cuando hago música con Batchlor, suelo hacer el ritmo y todo lo demás excepto las voces”.

Bashford es estudiante de ingeniería de audio de tercer año con una especialización en negocios y es una pieza clave en el desarrollo de la música. Cuando crea un ritmo o melodía propia se lo envía a Johnson. Si a Johnson le gusta, continúan desarrollando la idea.

“Toco los instrumentos y obtengo la estructura de la canción”, Bashford dijo. “También mezclo la canción, y la hago cohesiva con todo”.

Johnson y su equipo continúan produciendo música consistentemente y exhibiéndola durante varias actuaciones. Espera que su implacable actitud se muestre a través de su trabajo escolar, su música y sus esfuerzos atléticos. Sus objetivos siguen siendo ambiciosos para motivarlo. “Mis ojos se han fijado en los Grammys de 2021”, Johnson aseguró. “Ese ha sido mi objetivo por ahora”.

Print Friendly, PDF & Email