Los miembros se adaptan a la iglesia en casa y cumplen los llamamientos de forma remota

411

Read in English: Members adapt to stay-at-home church, fulfilling callings remotely

Traducido por Frankie Astorga y revisado por Diego Calderón

Courtney Porritt, miembro de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días en Vineyard, Utah, lee las Escrituras con sus hijos durante su servicio en la iglesia en casa el domingo 19 de abril. (Courtney Porritt)

Los miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días han estado tratando de adaptarse a la Iglesia en casa y cumplir sus llamamientos remotamente, ya que los servicios religiosos de todo el mundo se han sido interrumpidos debido a COVID-19.

“Recibimos muchos correos electrónicos de líderes locales con anuncios y estímulos durante este tiempo de separación”, Felicia Preston, miembro de la Iglesia en Yuma, Arizona, dijo.

Muchos líderes de la Iglesia a nivel de barrio y estaca han estado creando mensajes de video para sus congregaciones o organizando reuniones de liderazgo de Zoom. Otros participan activamente en grupos de Facebook de barrio para seguir conectando con los miembros del barrio.

A pesar de la separación física de su barrio, Preston y su familia han estado aprovechando al máximo sus circunstancias cuando se trata de la Iglesia. Los domingos, ella y su esposo participan en un servicio de la iglesia en casa con sus padres, que incluye oraciones, himnos, discursos y la Santa Cena.

“Las condiciones de nuestro obispo para bendecir la Santa Cena en nuestro propio hogar son que sigamos el mismo tipo de agenda que se usa durante la iglesia normal”, dijo. “La Santa Cena es bendecida y aprobada, y alguien habla brevemente. También nos tomamos un momento para analizar cualquier correo electrónico enviado por los líderes locales o eclesiásticos para que todos estén al día de las noticias de la Iglesia”.

Preston dijo que también se toman tiempo para estudiar y analizar la lección “Ven, sígueme”, que les ha ayudado a “vincularse por el evangelio”.

“Realmente nos ha ayudado no sólo a tomar más tiempo para el aprendizaje espiritual, sino que también nos ayuda a tener discusiones significativas”, dijo. “Nos hace comprometernos con el material y entre nosotros”.

Lanae Lewis, una miembro del barrio en Alpine, Utah, dijo que aunque hay dificultades, ha visto  las bendiciones de no tener la iglesia “normal”.

“Realmente ayuda a la gente a darse cuenta de cuáles son sus prioridades”, comentó. “Eso ha sido una bendición en nuestro hogar. Podemos hacer que los domingos sean diferentes porque queremos que sean diferentes, nadie nos hace hacer esto, pero es algo que estamos eligiendo hacer”.

Lewis es la principal líder musical de su barrio. Cuando ocurrió la pandemia COVID-19 y obligó a las iglesias a cerrar sus puertas, decidió hacer un video para enseñar a los niños de la Primaria el resto de una canción que habían estado aprendiendo.

“Quería que lo aprendieran antes de la Conferencia General”, aseguró, agregando que el título de la canción era “Mi propia arboleda sagrada”.

“Así que acabo de armar un video y les enseñé el resto de la canción y la publiqué”, dijo. “Fue divertido ver las respuestas de la gente, especialmente las madres, que eran como ‘a mi hija realmente le encantaba verte hoy'”.

Lanae Lewis grabó un video de ella misma enseñando el resto de una canción primaria y lo publicó para que los niños aprendieran. (Lanae Lewis)

La última semana que estaba en la primaria, Lewis había pedido a los niños que vinieran preparados la semana siguiente para compartir dónde estaba su propia “arboleda sagrada” personal, por lo que incluyó la pregunta en su video para permitir que los niños y los padres siguieran participando.

Aunque el futuro no es seguro, como cuando se llevará a cabo el programa principal, Lewis dijo que todavía está alentando a los padres de los niños primarios a ayudarlos a practicar las canciones que han aprendido.

Courtney Porritt, la presidenta de las Mujeres Jóvenes de su barrio en Vineyard, Utah, dijo que también ha estado tratando de cumplir su llamamiento digitalmente.

Porritt y su presidencia han estado haciendo actividades virtuales, como juegos y búsquedas de carroñeros, con las jóvenes a través de Zoom. También dejaron paquetes a cada una de las casas de las niñas para la Conferencia General y Pascua, que incluyen páginas para colorear que las niñas podían tomar fotos y compartir con el grupo.

“Así que todavía estamos interactuando, incluso si no podemos vernos”, dijo. 

Porritt dijo que como su presidencia es nueva, conocer a las niñas “virtualmente” ha sido difícil, pero agregó que se dieron cuenta de que todavía podían cumplir con su máxima prioridad.

“Realmente el enfoque fue que tenemos que asegurarnos de que (las jóvenes) saben que las amamos y que estamos allí”, comentó. “Eso es algo grande para nosotros”.

Porritt notó que su presidencia ha visto avances en obtener respuestas de las mujeres jóvenes y en conocer a sus padres. “Todavía extendemos la mano, y todavía estamos recibiendo respuestas de la gente ahora, mientras que yo sentía que no lo hicimos de antemano. Eso ha sido una gran bendición para nosotros porque estamos conociendo tanto a los padres como a las niñas”.

Print Friendly, PDF & Email