Llamada a servir durante una pandemia: ‘No me sentí bien con salirla’

287

Jeremy Chavez, de North Ogden, pasó casi nueve meses como misionero en la misión Chile Concepción cuando se enteró que necesitaría regresar a casa debido a la propagación del coronavirus.

Chavez dijo que recibió un mensaje de texto de los asistentes al presidente de la misión. En el mensaje enviado, ellos habían dicho que apenas salieron de una reunión con la presidencia del área y se enteraron de que los misioneros tendrían que ir a casa. Luego el presidente de misión llamó a cada compañerismo para hablar con ellos individualmente. 

“No pensé que íbamos a volver a casa hasta que nos dijeron que irían pero había algunos élderes que estuvieron pensando que era posible”, dijo Chavez. “No pensé que fue una posibilidad”.

Jeremy Chavez, a la izquierda, y su compañero, sirvieron en la misión Chile Concepción y recién regresaron a casa debido a la pandemia. (Jeremy Chavez)

Chile tenía casi 4.200 casos de la coronavirus el 5 de Abril, según los datos de la Organización Mundial de la Salud. Chavez dijo que la ciudad en la cual estuvo solamente tuvo un caso que estaba en el hospital en aquel momento, pero él pensó que ellos estarían bien si se quedaban en su área sirviendo. “Tuvimos que cumplir con normas distintas de lo que normalmente seguíamos, así que no funcionamos como misioneros normales”, comentó Chavez.

Los misioneros en la misión Chile Concepción seguían previamente reglas únicas cuando las manifestaciones estallaron en Chile. “Entonces, no era seguro salir en la calle, así que nos quedamos en casa todo el día”, explicó Chavez. Los misioneros tampoco pudieron llevar las placas y la ropa normal de los misioneros, ni hablar con personas en la calle.

Chavez dijo que la misión tuvo reglas parecidas durante la pandemia. Otra vez, no pudieron llevar placas y la ropa normal. Chavez y su compañero pasaron tiempo en la capilla para tener utilizar internet, según Chavez. “Nos dejaron ir afuera porque obviamente mientras no tuviéramos contacto con la gente, no es una cosa peligrosa”, dijo Chavez.

Jeremy Chavez posa delante del templo en Concepción Chile donde sirvió como misionero. (Jeremy Chavez)

A pesar de que fue bueno ver a su familia cuando llegó a casa, Chavez dijo que aún deseaba estar en la misión todavía. “No quise irme de la misión. No me sentí bien saliendo”, comentó Chavez. “Me gustaría poder quedarme si fuera posible, pero visto que no es posible, me alegro de ir a casa porque es mucho más cómodo que Chile.”

Los misioneros que regresaron a los Estados Unidos y a Canadá de misiones internacionales fueron revelados cuando llegaron a casa, y la Iglesia los dio dos opciones para elegir. Estos misioneros pueden volver al servicio misional en su misión original o en una nueva área lo más pronto posible y tener la misma fecha de cierre, o pueden empezar la misión otra vez dentro de 12 a 18 meses con una nueva fecha de cierre.

“Pienso que me gustaría salir otra vez lo más pronto posible, especialmente porque se dice que hay una oportunidad para volver al lugar original o una asignación temporal”, explicó Chavez. “Me encantaría volver a Chile, pero si mi tiempo se acabó en el área, no me quejaría de ir a otro lugar para la misión en este punto.”

Print Friendly, PDF & Email