Los graduandos afectados por cancelaciones causada por COVID-19

448

Traducido por Emily Hoy y revisado por Camila Costa

Read in English: Graduating seniors impacted by COVID-19 cancellations

Alumnos de BYU en el campus. Los estudiantes en su último año van a perder la oportunidad de tener una ceremonia de graduación. (BYU Photo)

La graduación universitaria se considera un hito para muchos. Sin embargo, la pandemia de COVID-19 está obligando a los estudiantes de último año de BYU a lidiar con las consecuencias de la pérdida de la graduación, cómo esto les está afectando actualmente y cómo les afectará.

Keena Kleven es un estudiante de último año de Pleasant Grove, Utah, estudiando ilustración. Kleven dijo que los impactos de COVID-19 han afectado enormemente su proyecto final y sus planes posteriores a la graduación. 

“En la especialización de ilustración en la licenciatura de Bellas Artes, trabajamos durante años en nuestro proyecto final, investigando y dedicando horas y horas al arte”, dijo Kleven. “Después de matarnos para terminarlo para la fecha límite de marzo, anunciaron que la exposición de arte y recepción sería cancelado”.

La noche de recepción principal es cuando los estudiantes de arte se encuentran con representantes de compañías y hacen conexiones para futuros trabajos. 

“Estar en el campo del arte, no es la mejor carrera para tener cuando la economía se desploma. Los estudios han estado cerrando, las compañías no están contratando”, dijo Kleven. “Incluso después de que las cosas comienzan a calmarse, el mundo no se recupera de la noche a la mañana. Lleva tiempo reconstruir las cosas y hacer que la economía vuelva a funcionar, y las prioridades de las personas no son arte cuando las cosas se vuelven financieramente difíciles”. 

Kleven también tenía planes de graduarse al mismo tiempo que su hermana, que ha estado dentro y fuera del hospital mientras intentaba obtener su título.

“Este fue finalmente el año en que ella pudo graduarse, y que yo pude hacerlo con ella. Todavía obtendremos nuestros diplomas, lo cual es bueno, solo es una lástima que no tengamos esa experiencia de la graduación universitaria”, dijo.

A pesar de los contratiempos causados por COVID-19, Kleven dijo que ha podido superarlo recordándose que esto pasará.

“No es el fin del mundo y las cosas estarán bien”, dijo Kleven. “Solo tomará un poco de tiempo, pero mañana llegará y lo superaremos. También realmente ayuda tener excelentes compañeras de cuarto y amigos que están aquí para apoyarse y amarse”.

Sacando la licenciatura en la ilustración, Keena Kleven posa frente a su obra de arte que se exhibe en el Centro de Bellas Artes de Harris. (Keena Kleven)

Emily Hughes también es una estudiante de último año que tuvo que lidiar con los impactos de un proyecto final cancelado después de años de trabajo dedicado. La licenciatura de estudio de artes teatrales, tuvo que dirigir una producción teatral de 35 minutos y han estado trabajando en el guión durante casi dos años. 

“Recibimos el correo electrónico con respecto a cómo sería el resto del semestre el 12 de marzo, una semana antes de que mi programa se presentara”, dijo Hughes. “No solo me afectó sino a mi elenco y equipo de más de veinte personas. Yo era la única que obtendría crédito en la clase por esto, todos los demás estaban ofreciendo su tiempo y talento para este proyecto desde que comenzamos a reunirnos en enero”.

En cuanto a las ceremonias de graduación canceladas, Hughes está tratando de reconocer el lado positivo de la situación.

“Mis padres y suegros estaban planeando volar desde Carolina del Norte y California, respectivamente”, dijo Hughes. “Supongo que es bueno que las ceremonias fueran canceladas ya que habrían tenido que encontrar boletos adicionales para todos”.

Hughes también está preocupada por sus planes después de graduarse. Tenía la intención de organizar un espectáculo con An Other Theatre Company en Provo.

“No solo se canceló el programa, sino que el director que habíamos contratado se encuentra actualmente en cuarentena en Nueva York, donde vive”, dijo Hughes. “Después de graduarme, trabajo principalmente como cineasta independiente, así que con todos los cierres recientes, básicamente estoy sin trabajo en mi campo”.

Emily Hughes es una estudiante de artes teatrales que planeaba graduarse en abril. (Emily Hughes)

Donna Jo Smith, una estudiante atípica de 60 años de BYU, debía graduarse en abril con su hijo Logan Smith. 

“Di el paso de mi graduación para que mi hijo y yo pudiéramos graduarnos y caminar juntos”, dijo Smith. “Simplemente pensé que hubiera sido muy memorable y mucho más especial”.

Una ceremonia de graduación cancelada no impedirá que este dúo de madre e hijo conmemoren este importante hito. Smith todavía planea comprar una toga y birrete y tomar fotos con su hijo junto a la estatua de Brigham Young y el letrero de BYU. 

“Creo que eso proporciona un recuerdo que solidificará la experiencia”, dijo Smith. “Es algo tradicional y no estamos perdiendo esa tradición. Creo que vamos a hacer eso, no hay mal que por bien no venga. 

A pesar del final inesperado de su carrera en BYU, Smith dijo que amaba cada momento de su tiempo en la universidad. 

“Ha sido maravilloso regresar y estar en el ambiente universitario porque hay mucha energía en el campus con los profesores y estudiantes. Además, siempre bromeaba acerca de cómo mis nuevos mejores amigos tienen 20 años”, dijo.

Donna Jo Smith, izquierda, planeaba graduarse y caminar con su hijo Logan Smith, derecha, este abril. (Donna Jo Smith)

Smith se matriculó por primera vez como estudiante universitaria en 1978 y trabajó para completar sus clases de estudios generales. Se fue porque no sabía qué estudiar, pero regresó en 1981 para trabajar como empleada y tomar clases nocturnas. Regresó nuevamente como estudiante de tiempo completo en 1985 e incluso solicitó la graduación, pero después del nacimiento prematuro de su último hijo, decidió renunciar a terminar sus clases para cuidar a su bebé. Después de criar a sus cinco hijos, decidió que era hora de volver a la universidad. 

“Mi esposo siempre me apoyó en mi deseo de volver a la universidad”, dijo Smith. “Recibí muchas preguntas como, ‘¿Vas a la escuela de posgrado? ¿Vas a conseguir un trabajo en tu campo?’ La respuesta es no, fue solo un objetivo de mi vida terminar lo que comencé hace tanto tiempo”.

Smith dice que es desgarrador ver que sus compañeros de clase también echan de menos caminar en la graduación, un recuerdo que, según ella, completa toda la experiencia universitaria.

“Si bien me entristece no tener una experiencia de graduación o no poder despedirme de mis profesores, me siento mal por las personas más jóvenes porque tal vez les afectará más”, dijo Smith. “Pero lo lograremos y todo estará bien”. 

Print Friendly, PDF & Email