Los empleados estudiantiles se adaptan a los cierres a causa del COVID-19

61

Traducido por Emily Hoy y revisado por Jair Barberan

Read in English: BYU student employees adjust to job changes during COVID-19 closures

Los empleados del CougarEat ayudan a los clientes en una línea Chick-fil-a casi vacía el viernes 20 de marzo del 2020. Los empleados del CougarEat se encuentran entre los miles de estudiantes trabajadores de BYU afectados por los cierres relacionados con COVID-19 en el campus. (Preston Crawley)

El estado del empleo estudiantil es una de las preocupaciones que rodean los cierres relacionados con el COVID-19 en el campus y el respaldo de la universidad para que los estudiantes consideren regresar a casa por el resto del semestre de invierno y continúen sus estudios de forma remota.

El Departamento de Recursos Humanos de BYU emitió una declaración abordando la situación, tras la emisión de medidas de seguridad por parte de la universidad para ayudar a proteger a la comunidad y frenar la propagación del COVID-19.

Algunos estudiantes elegirán quedarse y trabajar, lo que ha creado preguntas sobre cómo esto puede afectar el empleo estudiantil en el campus. Jenifer Jarvis, Gerente de Empleo Estudiantil de BYU, dijo que la incertidumbre puede afectar los tipos de trabajos disponibles en el campus.

“Enviamos un formulario a los gerentes de contratación para que nos informen si necesitan trabajo o si han solicitado por empleados estudiantiles”, dijo Jarvis. “Simplemente lo tomaremos día a día e intentaremos resolverlo, pero actualmente, tenemos lugares para que los estudiantes trabajen en el campus”.

Natalie Neale, estudiante de segundo año de San Diego, ha trabajado como asistente de oficina para el Cougareat desde septiembre del 2019. Ella dijo que los cierres relacionados con el COVID-19 en la universidad no han resultado en una escasez de trabajo en el Cougareat.

“Muchos de los empleados se han ido a casa y en realidad ha habido necesidad de más ayuda”, dijo Neale.

Los empleados del Cougareat han estado saltando entre restaurantes y cumplimentando donde se necesita trabajo. También han aprovechado para limpiar a fondo las cocinas.

“A pesar de que todos los restaurantes no han permanecido abiertos en este momento, el Cougareat ha sido increíble al asegurarse de que todos tengan opciones para otros trabajos”, dijo Neale.

Karen Duersch, una trabajadora de la Oficina de Información y Servicios de Tecnología (OIT en inglés), pasó de trabajar en la oficina todos los días a trabajar de forma remota. Duersch, una estudiante de tercer año que estudia la historia familiar y genealogía, regresó a casa para estar con su familia el día después de que BYU anunció que las clases se trasladarían a la instrucción remota.

“Fue un cambio muy rápido”, dijo Duersch.

Además de tomar clases remotas, Duersch trabaja en su computadora desde la casa de sus padres en Pennsylvania.

“Nosotros registramos nuestro ingreso y tenemos una sala de Zoom a la que todos vamos”, dijo Duersch. “Es como que si estuviéramos en la misma habitación porque tenemos acceso instantáneo del uno al otro”.

Mientras la transición ha sido eficaz, Duersch dijo que ha estado sintiendo nerviosa y confundia por el carácter repentino de los acontecimientos. Al mismo tiempo, ella sabe que la universidad está haciendo su parte para garantizar que se atienda a los trabajadores estudiantiles.

“Hemos estado trabajando juntos para asegurarnos de que todos estén bien y tengan suministros para poder trabajar desde casa”, dijo Duersch. “También ha habido mucho acercamiento de los supervisores y directores gerentes para asegurar de que todos puedan realizar su trabajo”.

William Goldsberry, estudiante de último año de animación, ha trabajado como conserje en el Museo de Arte de BYU (MOA en inglés) desde agosto del año pasado. El MOA se cerró temporalmente hasta nuevo aviso.

“Habitualmente, parte de mi trabajo es caminar por las galerías, revisar los bancos y otros espacios sociales y sus alrededores y recoger la basura”, dijo Goldsberry. “Con el museo cerrado, no tengo que hacer nada de eso, pero hay limpiar más las áreas de detrás del escenario”.

Goldsberry dijo que, en medio de la incertidumbre de cómo se verá afectado el empleo de los estudiantes en las próximas semanas, su preocupación radica en sus compañeros de trabajo más que en él.

“Me pregunto cómo funcionarán las cosas para todos”, dijo Goldsberry.

Jarvis dijo que, si los estudiantes trabajadores actuales tienen preguntas o inquietudes, pueden contactar a su departamento. Los estudiantes futuros pueden buscar listados en el sitio web de Y Jobs o llamar a la oficina de empleo. Los cambios en el empleo de los estudiantes son uno de los muchos ajustes que la universidad está haciendo en respuesta al brote de COVID-19.

Print Friendly, PDF & Email