Hermanos hacen de ‘BYU Football’ un asunto familiar

117

Traducido por Calvin Westfall

El reclutamiento de Tate Romney, quien cursa su último año de la escuela secundaria y es linebacker” de fútbol americano, al equipo de BYU lo pondrá en la plantilla junto con sus hermanos Baylor y Gunner, haciendo que BYU Football sea un asunto familiar. 

Tate ha demostrado su destreza defensiva con un total de 272 placajes a lo largo de su carrera, mientras Gunner registró 377 yardas como receptor abierto en la temporada de 2019. Este también figuró en el primer pase de touchdown de hermano a hermano en la historia de BYU. Baylor juega como mariscal y completó el pase histórico a Gunner en Logan, contra Utah State. Baylor, quién no jugó como “red shirt” en 2018, tituló cuatro veces en 2019 para llevar a los Cougars a tres victorias, una de ellas siendo contra rival estatal Utah State. 

“Definitivamente ha sido un sueño hecho realidad poder jugar a este nivel con alguien que ha estado jugando contigo toda la vida”, dijo Baylor. “Es chévere tener esta relación y tener a alguien para ayudarte poner el trabajo extra”. 

Gunner Romney celebra un touchdown que resultó del pase de su hermano Baylor durante la 42-14 victoria contra Utah State en 2019. (Preston Crawley)

Aunque que todos sus caminos llevaban a BYU, los hermanos Romney llegaron por diferentes caminos al LaVell Edwards Stadium. Originalmente, Baylor fue reclutado desde su escuela secundaria en El Paso, Texas, para Nevada University. Después de ficharse con ellos, Baylor hizo la misión en Carlsbad, California. 

Al volver a casa, su hermano menor Gunner estaba en pleno proceso de reclutamiento, lo cual hizo que Baylor pensara que tal vez Nevada no sea el lugar para él. Baylor acompañó Gunner mientras visitaba universidades. Con varias ofertas del Pac-12 y otras conferencias, Gunner decidió aceptar la de BYU. 

“Tenía muchas opciones para jugar en muchas universidades y visitaba muchos programas diferentes”, dijo Gunner. “Cuando Baylor volvió a casa, supimos que los tres queríamos jugar juntos y en definitiva decidimos que BYU era el mejor lugar para nosotros”. 

Gunner jugó con su hermano menor, Tate, por un año en la escuela secundaria, algo que le impresionó a Tate que él tendría mucho impacto y sería una recluta bien buscada.

Baylor Romney como mariscal durante la victoria de BYU contra Liberty en Provo durante la temporada 2019. (Preston Crawley)

Esta intuición fraternal fue correcta. Las ofertas para Tate empezó a acumularse ya en su penúltimo año de la escuela secundaria, tal como pasó con sus hermanos. Aunque los hermanos Romney mayores ya habían dicho que querían jugar con Tate, querían que él tomará la decisión por sí mismo. 

Tate terminó el proceso de reclutamiento fichándose con BYU y juntándose con sus hermanos.

“Llevamos mucho tiempo diciendo que Tate vendría a BYU. Siempre parecía un chico de BYU”, dijo Gunner. “Pero cuando por fin lo pensó y tomó esta decisión, le emocionaba saber que iba estar aquí y que iba a hacer lo que hacemos nosotros”.

Aunque es la primera vez que tres hermanos están juntos en el equipo, no es la primera vez que familia ha compartido el campo en LaVell Edwards. La familia Kaufusi tiene una tradición establecida de jugar con BYU Football.

Los Kaufusi son conocidos por los hermanos Corbin y Bronson, quienes ya juegan en el NFL, y Jackson, Devin e Isaiah quienes todavía están en la plantilla.

Austin y Dylan Collie también son una de las muchas parejas de hermanos que ha compartido el campo. El equipo no solamente ha visto hermanos jugando juntos sino muchos primos también, como Aleva Hifo y Sione Takitaki, y Beau y Tristen Hoge.

“Ha sido nuestro sueño individual jugar fútbol americano en la Division I, y poder jugar juntos es una experiencia única”, dijo Gunner. ‘Siempre hay competencia fraternal, y nos empuja ser mejor”.

Print Friendly, PDF & Email