BYU Marketing demuestra que ‘cada partido es un partido de local’

124

Traducido por Caleb Thompson y revisado por Camilia Costa

Leer en inglés: BYU Marketing proves that ‘every game is a home game’

Debido a la cantidad de fanáticos de BYU en todo el mundo, parece que BYU se ha adueñado de la frase “cada partido es un partido de local”. El equipo de marketing deportivo de BYU ha encontrado nuevas maneras para alcanzar e involucrar a los fanáticos.

David Almodova, el director de marketing y publicidad para BYU Athletics, está a cargo de varios proyectos nuevos y emocionantes para animar a los fanáticos. 

Su proyecto favorito, una campaña en las redes sociales, que se llama BYU50. La campaña comenzó hace seis años cuando un día dejaron 25 cajas de mercancía de BYU en lugares diferentes de Utah. BYU Athletics publicó fotos en las redes sociales para dar pistas sobre las ubicaciones de las cajas para que las multitudes lleguen a buscarlas.

“La reacción que recibimos de los fanáticos en todo el país fue abrumadora”, dijo Almodova. “Entonces el segundo año lo hicimos a escala nacional y pusimos cajas en los 50 estados”.

BYU colaboró con Nike para presentar las cajas del BYU ‘swag’ (del estilo de BYU) que fueron dejadas en cada estado, incluso Alaska y Hawaii.

Seth Killingbeck trabaja como parte del Consejo de Alumnos Graduados de BYU y vive en Franklin, Tennessee, con su familia. Ha estado en contacto con Almodova casi una década y fue escogido como un contacto para la llegada de la caja en Tennessee.

Los fanáticos en la región central de Tennessee estaban ansiosos para recibir los premios e hicieron cosas extravagantes para poder ganar las cajas de BYU50. Los amigos de Killingbeck sospechaban de la participación de Seth en la campaña, por lo que permanecían cerca de su casa para seguir la ubicación de la caja.

“Casi hubo un choque automovilístico en el centro de Nashville aquel año”, dijo Killingbeck. “Un hombre cruzó tres carriles de tráfico que venía en la dirección contraria en sus esfuerzos de llegar primero a la caja”.

Las reacciones sumamente entusiasmadas de los fanáticos en Tennessee y los otros estados demostraron que el equipo de marketing podría entretener los fanáticos de todo el país desde una oficina en Provo.

BYU fans fill the stands at the historic Neyland Stadium in Knoxville, Tennessee. (BYU Photo)

Los fanáticos del fútbol americano de BYU llenan las gradas del estadio después de que BYU ganó a Utah State en Logan, Utah, en 2019. (Preston Crawley)

Killingbeck tomó parte de otros eventos de marketing que han sido muy exitosos para los fanáticos que viven afuera de Utah. En el verano de 2019, el BYU Fan Fest llegó al centro de Tennessee. Salió de manera muy exitosa para propagar el interés de los fanáticos para asistir al partido en Knoxville, Tennessee en el que BYU jugaría contra la Universidad de Tennessee en septiembre de 2019.

“Llegaron fanáticos y familias que vinieron de los estados cercanos”, dijo Killingbeck. “Hubo una familia que manejó toda la noche desde Florida.”

Hubo una asistencia tremenda de fanáticos de BYU para el partido de septiembre. La Asociación de los Alumnos Graduados de BYU llevó a cabo una fiesta previa al partido, y se estima que asistieron entre 4.500 a 5.000 fanáticos.

Gretchen, la esposa de Killingbeck, diseñó una camiseta con la palabra “y’all” con el logo la Y de BYU. Vendieron la camiseta durante los meses antes, durante, y después de la fiesta previa al partido. Muchos de los miles de fanáticos que asistieron al partido vistieron la camiseta que provocó mucho entusiasmo.

Las reacciones que recibimos de la fiesta deportiva han sido muy gratificantes”, dijo Killingbeck. “Requirió mucho trabajo de muchas personas para poder tener éxito”.

BYU Marketing captó la atención de los fanáticos de todo el país con una serie en las redes sociales que se llama “Behind the Game”. La serie reveló información especial para cada partido local y algunos partidos de visita.

Esta serie presentó información exclusiva de Cougar Canyon y del vestuario, así como de los jugadores y los entrenadores. Esto ayudó a que los fanáticos que no pudieron asistir al partido pudieran sentir que ellos también eran parte del día del partido.

“De verdad esto fue para llegar a los fanáticos que no viven en Provo”, dijo Joel Marion, una persona de tercera edad de Greeley, Colorado, y co-anfitrión de la serie.

Marion dijo que disfrutó mucho el ser parte del talento en las redes sociales que llegó a tantos fanáticos. Durante el transcurso de la temporada, la serie tuvo 4.4 millones de reacciones, 2 millones más de reacciones que la segunda mejor campaña de BYU Cougars en redes sociales en toda su historia. 

Print Friendly, PDF & Email