El profesorado presiona para más tutoría de estudiantes femeninas

28
- Advertisement -

Véase también La desigualdad de género en el profesorado de BYU es más que un simple juego de números

El profesorado y administración del BYU han visto que guiar a las estudiantes femeninas y alentarlas a seguir en sus estudias puede aumentar el número de mujeres en el grupo de candidatos para el profesorado. (Sydnee Gonzalez)

Emily Hill ha elegido un camino notablemente diferente al del resto de las mujeres de su familia. Ninguna de las mujeres de su familia ha elegido ir a la escuela de postgrado o seguir carreras profesionales, pero ese es el camino que Hill ha elegido para sí misma.

Algo que la ayudó a llegar al mundo académico y profesional fue el tener modelos de conducta femeninos.

“He tenido seis profesoras en BYU,” dijo Hill, una estudiante de último año de diseño de experiencia y de administración. “Siempre aprecio la oportunidad de tener docentes femeninas quienes pueden ayudarnos a entender lo que es ser una madre que trabaja o una mujer con una carrera. Sus perspectivas me ayudan en maneras que tal vez las perspectivas de los docentes varones no podrían.”

Sin ninguna mujer profesional en su propia familia, la dirección y el estímulo que Hill ha recibido de sus profesoras ha sido impactante.

“Me ha resultado extremadamente útil contar con esas figuras femeninas en mi carrera académica, a las cuáles he acudido para obtener asesoramiento y apoyo con respecto a mi futura carrera”, dijo Hill. “Es importante que las estudiantes tengan mentoras.”

Las estudiantes como Hill están forjando el camino no sólo para las mujeres en sus propias familias sino que también están abriendo la puerta a la igualdad de género en el cuerpo docente de BYU.

Según Laura Bridgewater, vicepresidenta académica asociada de la facultad de desarrollo de BYU, la falta de candidatas LDS calificadas es uno de los principales obstáculos a los que se enfrenta BYU cuando se trata de contratar a más docentes femeninas.

Una de las maneras en que BYU está tratando activamente de combatir este problema es asesorando a estudiantes como Hill y alentándolas a realizar estudios de postgrado.

“Uno de los desafíos que enfrentamos tiene que ver con el número de profesores potenciales,” dijo Bridgewater. “Para abordar esto, varios departamentos y facultades de BYU están trabajando en identificar a los estudiantes de pregrado, que podrían estar interesados en una carrera en el mundo académico, y en alentarlos y apoyarlos mientras se preparan para la escuela de postgrado.”

Patti Freeman, Decana Asociada de Educación de Pregrado, ha visto el valor de este método en su propio departamento.

Cuando Freemen fue contratada en BYU hace 20 años, sólo había un puñado de mujeres en su disciplina en todo el país. Desde entonces, ha visto que el número de mujeres en la gestión de recreación ha crecido exponencialmente.

“No es una disciplina que no incluya a las mujeres”, dijo Freeman. “Hago visitas de acreditación por todo el país y rara vez hay un desequilibrio de género.”

Sin embargo, aún no ha visto esta tendencia en BYU. Ella piensa que el factor desconcertante es que hay un menor número de mujeres Santos de los Últimos Días que ambicionan títulos avanzados. Sin embargo, esto es algo que su departamento está tratando de cambiar.

“A través de nuestro programa de maestría, pudimos asesorar a un número de mujeres que ahora han obtenido su doctorado”, dijo Freeman, añadiendo que el departamento contrató recientemente a una de estas ex-alumnas.

Freeman también enfatizó el hecho de que tener modelos de conducta femeninos puede aumentar la confianza que las estudiantes tienen en sí mismas. “En cuanto a modelos de conducta, creo que es importante que mujeres y hombres jóvenes se den cuenta que las mujeres jóvenes pueden seguir adelante y hacer otras cosas,” dijo Freeman. “A través de estas experiencias, podemos empezar a ver que las mujeres son capaces, competentes y fuertes.”

Durante los últimos diez años, Freeman ha hecho un esfuerzo mayor en guiar a los estudiantes en cualquier forma que sea significativa para ellos.

“Creo que he llegado a apreciar esta modelación de roles de manera muy diferente a como lo hacía hace 10 años”, dijo Freeman. “Siempre nos beneficiamos de alguien que nos ayuda a vernos no de una manera diferente, sino de una manera que nos empuja y nos impulsa.”

Print Friendly, PDF & Email